Temas Difíciles


Intocables

Hablar de religión es difícil, por lo que mucha gente prefiere evitar tocar estos temas para no caer en discusiones, o hasta generar un conflicto. A pesar de esto, creo que los hechos recientes nos obligan a abordar ese asunto, y reflexionar al respecto, endureciéndonos un poco la piel y practicando el arte de la tolerancia.

Lo sucedido la semana pasada, en Francia, es completamente inadmisible. La intrusión al semanario satírico Charlie Hebdo, donde se asesinó a sangre fría a 12 periodistas; más la toma de rehenes en el mercado judío en Porte de Vincennes, donde murieron otras cuatro personas, dejó aterrorizado a París e indignó a una gran cantidad de personas alrededor del mundo. El lugar en donde se perpetró el atentado, el video transmitido donde se puede ver a uno de los yihadistas (musulmán que lucha una guerra santa) disparando contra un policía, lo que representaban las personas a quienes se asesinó, además de la religión y nacionalidad de los mismos atacantes, fueron importantes para que la noticia cobrara fuerza y el horror se compartiera de forma más rápida.

Comento lo anterior porque no me deja de llamar la atención la apabullante respuesta mundial ante estos acontecimientos, contra la casi nula información en los medios, y la misma reacción popular, sobre el probable asesinato de 2 mil personas en Nigeria cometido por Boko Haram, siendo mujeres, niños y niñas la mayoría de las personas ultimadas. Aunado a esto, no puedo evitar preguntar por qué la desaparición y posible brutal homicidio de 43 estudiantes en Ayotzinapa, México, no provocó una respuesta igual.

¿Qué elemento habría faltado para que la reacción fuera similar? ¿Que se hubiera cometido en un país desarrollado, de los mal llamados “de primer mundo”? ¿Que las víctimas gozaran de cierto reconocimiento en su lugar de origen? ¿Que pertenecieran a una clase social media o acomodada? ¿Que los perpetradores fueran musulmanes? ¿Qué?

ob_bf5caa_img-11327342173689El ataque al semanario fue realizado por extremistas islamistas que consideraban que las caricaturas publicadas por la revista ofendían a su profeta, Mahoma, quien, en su opinión, merecía ser vengado a toda costa, incluso ofreciendo sus propias vidas. La respuesta de indignación es lógica y esperada, así como el rechazo a este tipo de acciones, pero los sentimientos deben separarse de la doctrina que practicaban los terroristas, pues aunque su justificación fue el Islam, esto no indica que su pensamiento coincida con el de los otros 2 mil millones de musulmanes en todo el mundo.

Es cierto que los mahometanos han perpetrado varios actos terroristas en honor del Islam, pero no son los únicos que intentan imponer por la fuerza su forma de pensar, o asesinar discrecionalmente a quienes no profesan su credo. Ahí están registradas en la historia las cruzadas emprendidas por los países católicos europeos en “Tierra Santa”, la Santa Inquisición, la persecución de los judíos, el holocausto en la Segunda Guerra Mundial, la limpieza étnica contra los islamistas en la antigua Yugoslavia, el bombardeo reciente de Israel sobre Palestina, por citar sólo algunos casos.

Por más que las religiones del mundo compartan la idea de que Dios es amor y se debe amar a los demás, las diferencias entre ellas han generado cruentos conflictos entre sus practicantes. De hecho, quizás las tragedias más vergonzosas de la humanidad han tenido un trasfondo religioso, ya que, como especie, parece que no hemos aprendido a sentirnos cómodos con aquellos que son distintos a nosotros.

anandayapaPrecisamente porque estas diferencias han sido el origen de choques entre personas con otras creencias, o incluso de aquellas que no tienen ninguna, es por lo que se requiere que exista un Estado laico que asegure la libre práctica entre ellas, el respeto entre todas, sin que ninguna afecte los derechos individuales de las y los ciudadanos. Quienes trabajen en puestos de gobierno pueden profesar la fe que quieran, pero en su trabajo han de ser completamente laicos y objetivos, o renunciar a su cargo si es que no son capaces de mantener su neutralidad.

Los actos con trasfondo religioso que dañan a la ciudadanía no sólo son aquellos como el ataque a Charlie Hebdo, o al mercado kosher en París, están también los que desde la cúpula del poder intentan implementar una única forma de pensar, arrebatándoles derechos a los demás. Casos como estos son comunes en países latinoamericanos, entre ellos México, donde se presume la laicidad de sus gobiernos, pero en la práctica se niegan Derechos Humanos con fundamento en el catolicismo. Sólo así se explica que siga existiendo el miedo a legislar a favor de integrar a la figura del matrimonio a las parejas homosexuales, que se continúe negando a las mujeres el acceso al aborto seguro o que no tengamos una adecuada educación sexual en las escuelas.

En numerosos países como México, que se presumen laicos, muchas personas son obligadas a acatar credos que no comparten, esto quizás no califica como un acto terrorista, pero sí como violencia sistémica y sistemática. Antes de satanizar a toda una religión por los actos de unos cuantos, es importante analizar hasta qué grado participamos en la violencia que nuestros propios vecinos o vecinas viven por nuestras creencias personales, así como identificar aquello que consideramos ofensivo con lo que en realidad lo es, ya que un beso entre dos hombres podrá no ser aceptado por muchas doctrinas, o ser del agrado de algunas personas, pero el único derecho que eso les da sobre ello es el de voltear hacia otro lado.

El amor es más fuerte que el odio.

El amor es más fuerte que el odio.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 12 de enero de 2015.

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Libertad de Expresión, Reflexión, Religión, Tolerancia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s