Centro De Justicia Para Las Mujeres


Para cerrar el año, el Gobierno del Estado por fin tomó la decisión de inaugurar el Centro de Justicia para las Mujeres, el cual tiene la finalidad de “contribuir a la reducción de las tasas de violencia de género, así como fomentar la cultura de la denuncia y reducir la impunidad”, según informaron las autoridades.

El centro tuvo un costo final de más de 23 millones de pesos, debido a la infraestructura y el equipamiento con el que cuenta. Hace casi un año, Diario de Colima hizo una visita al edificio donde atestiguó que, en realidad, se trata de un complejo destinado a facilitar todos los servicios, trámites y procesos que requiere realizar una mujer que ha sido violentada.
Dicho espacio parte de un modelo creado por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), cuyo objetivo es brindarle a la impartición de justicia una mayor perspectiva de género, haciendo una estructura con ciertas características físicas para que resultara agradable y segura, que además tuviera en sí misma todas las instancias, tanto gubernamentales, como organizaciones de la sociedad civil, a las que una mujer puede recurrir para denunciar y protegerse de un caso de violencia.

Estos centros, que se han ido implementando en todas las entidades de la República, tienen como finalidad ejecutar la obligación del Estado de promover el acceso de las mujeres a la justicia, dando así cumplimiento a los artículos primero y cuarto constitucionales, y al artículo 2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en el entendido de que, aun cuando la ley reconoce las mismas garantías a hombres y mujeres, en la práctica, la aplicación de la justicia no es equitativa.

Los desarrolladores del complejo se basaron en el Family Justice, que se adoptó en San Diego, California; en el Modelo de Atención Integral realizado en Guatemala; así como en los Centros de Justicia para Mujeres de Chihuahua, Campeche, Ciudad Juárez y Chiapas, integrando en el mencionado modelo, tanto el diseño estructural, logístico, como el tipo de servicio y trato a las personas usuarias. Los lineamientos para su creación y operación se pueden consultar en el siguiente link: http://www.conavim.gob.mx/work/models/CONAVIM/Resource/421/1/images/lineamientosCJMVF21mar2013.pdf.

Es positivo que, por fin, el Gobierno del Estado haya puesto en funcionamiento el Centro de Justicia para las Mujeres, el cual responde a la necesidad de las colimenses de contar con un espacio donde se garantice un ambiente seguro para quienes han sido agredidas. Lo anterior no es una necesidad menor, si consideramos que Colima ha venido ocupando los primeros lugares en violencia contra este sector en diversos rubros, de acuerdo a los resultados de las diferentes Encuestas Nacionales sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) que se han elaborado.

Es un avance, sin duda, pero también un compromiso que el Gobierno del Estado debe mantener, tanto de éste que ya termina, como del que viene el 1 de noviembre, que implica prever el presupuesto necesario para sostenerlo, sin escatimarle ni un centavo, así como facilitar el acceso a las organizaciones de la sociedad civil especializada en dichos temas, para que su presencia en el centro sea permanente, sin menoscabo de los compromisos externos con los que cuentan.

El procurador Marcos Santana Montes hizo énfasis, durante la inauguración, sobre “la sensibilidad que siempre lo ha caracterizado” al gobernador Mario Anguiano Moreno (quien, por cierto, no asistió a la apertura del complejo), dando a entender que el Mandatario es sensible a la violencia que viven las mujeres en el Estado. Si así fuera, Anguiano Moreno debería ser congruente con esa sensibilidad, transversalizando la perspectiva de género en cada uno de los rubros de su gobierno, el cual cuenta con sólo una secretaría a cargo de una mujer, quien fue designada hace unos meses.

También sería un buen momento para capacitar adecuadamente al personal de la Procuraduría en el Protocolo de Investigación del Delito de Feminicidio, para asegurar que se tipifique correctamente, evitando así que, por negligencia (porque si fuera premeditado, sería un crimen en sí mismo), se contribuya a la impunidad que incrementa el peligro sobre la vida de las mujeres colimenses. Es año nuevo, sería bueno iniciarlo con estos buenos propósitos.

POST SCRÍPTUM

Es sospechoso que la PGJE no haya enviado ningún oficio al Congreso del Estado de Colima para pedir el desafuero del diputado Esteban Meneses, quien se encuentra bajo licencia, tras haber sido acusado de herir a una mujer con un machete y con el mismo golpear su carro, después de que ésta le solicitara que moviera su vehículo para pasar. No sólo significa un riesgo para la agredida, ya que el fuero impide que la víctima interponga una orden de protección contra el legislador, sino que puede prestarse a especulaciones, estando los tiempos electorales tan cerca, y por tanto, vigentes las negociaciones que comúnmente se dan entre partidos.

El caso del fuero debe analizarse cuidadosamente. No nada más es injusto y anacrónico, aunque habrá sus defensores, sino que también pone en una situación de indefensión a las esposas, concubinas y mujeres familiares de funcionarios y representantes populares que cuenten con él. En una indagación hecha por las abogadas de Iusgénero, a propósito del ataque del diputado Meneses Torres, descubrieron la indisposición de las y los juzgadores a emitir una orden de protección contra una persona con fuero, lo que significa sacrificar a la víctima, yendo en contra de la Constitución mexicana, los tratados internacionales, así como del mismo sentido común. Va siendo momento de que Colima dé otro paso adelante, legislando sobre esta figura, bien desapareciéndola, o imponiendo excepciones que garanticen los Derechos Humanos.

Esta columna fue publicada el 5 de enero de 2015 en Diario de Colima.

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s