¿Son suficientes ocho feminicidios?


DURANTE el Treceavo Encuentro Nacional de las Áreas Jurídicas de los Mecanismos Estatales para el Adelanto de las Mujeres, que tuvo lugar en marzo pasado, en Baja California Sur, el coordinador de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Pablo Navarrete Gutiérrez, aseguró que el nuevo proceso para emitir una Alerta de Género hará posible que ahora sí funcione esta figura jurídica, concebida como un mecanismo protector de los derechos humanos de las mujeres en un contexto de violencia, y como un esquema emergente de intervención del Estado.

Irónicamente, aun cuando esta figura fue creada para dotar al Estado en alerta de los recursos y elementos necesarios para combatir una situación de emergencia de violencia de género, en todo el país pareciera haber una negativa para declararla, convirtiéndola no sólo en letra muerta, sino en una herramienta de protección que sólo funciona como figura decorativa de nuestra legislación.

Razones por las cuales no ha prosperado la Alerta de Género hay muchas, desde las técnicas, como el mañoso candado que supuso la instauración del Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (SNPASEVM); las oficiales, que han llegado a ser tan desafortunadas, como la que se dio en Guanajuato, cuando se aseguró que “ni eran tantos feminicidios”, hasta su politización y partidización, sin olvidar el componente sexista de lo que podría significar, en el ego de los varones, una declaratoria de Alerta de Género: que los hombres de Colima son incapaces de defender a sus mujeres.

En diversas guerras, las mujeres comúnmente se han utilizado como botín. En el conflicto de la antigua Yugoslavia, de 1992 a 1995, miles de mujeres y niñas fueron violadas, algunas de ellas salvajemente, otras fueron secuestradas para su comercio sexual y, muchas de ellas, asesinadas. El componente sexual del ataque que sufrían las mujeres lo diferenciaba del que vivían los hombres, ya que los ultrajes eran inflingidos con la intención de bajar la moral de los soldados, al demostrarles que no podían cuidar a sus mujeres, o bien, embarazarlas, para erradicar su raza, ya que subsiste la creencia de que la herencia cultural es patrilineal. Someter sexualmente a las mujeres de Bosnia y Herzegovina significaba minar la hombría de sus enemigos.

Por lo anterior, y por el machismo que vivimos en Colima, reflejado en los resultados de la Encuesta sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2011, que nos sitúa en el quinto lugar en violencia contra las mujeres, es factible que el machismo que está matando a las mujeres en nuestra entidad sea el mismo que no nos permite acceder a los recursos y estrategias para defendernos. Es posible que, más allá de las cuestiones políticas, partidistas, económicas y hasta la misma indiferencia, exista el miedo de que se cuestione la masculinidad de los hombres en el gobierno por no haber sabido defender a sus mujeres. Si esto fuera así, sería el colmo de la ironía.

De acuerdo con Navarrete Gutiérrez, quien es especialista en temas de derechos humanos, género y democracia y ha trabajado, entre otros, con organismos de Jalisco y Chihuahua, el nuevo reglamento cumple con las exigencias de las asociaciones civiles, así como con las recomendaciones hechas a México por parte de organismos internacionales de Derechos Humanos, los cuales deberían facilitar la declaratoria de Alerta de Género.

Anteriormente, el SNPASEVM estaba conformado por los 32 mecanismos para el adelanto de las mujeres y por nueve dependencias federales, entre las que se encontraba Inmujeres. Esta misma estructura volvía al sistema engorroso, difícil de organizar y con un alto riesgo de partidizarse.

La reforma efectuada implica que un nuevo grupo de trabajo integrado por dos académicas locales, dos nacionales, un o una representante de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, otra de Inmujeres, una de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) y otra más del mecanismo para el adelanto de las mujeres de la entidad solicite la Alerta de Violencia de Género. Dicha conformación deberá facilitar la declaratoria, aunque todavía contiene plazos y mecanismos que la dilatarían hasta por casi 8 meses. En dado caso de que el Ejecutivo estatal aceptara el informe emitido por el Grupo de Trabajo sobre estrategias y acciones a implementar, pero fallara al hacerlo, éste podría entonces pedir a la Secretaría de Gobernación que emita la alerta en un plazo no mayor a 10 días naturales.

No sé a ustedes, pero a mí todo esto hace que no me quede clara la intención de la declaratoria de Alerta de Violencia de Género como una medida de emergencia, mucho más cuando el que fallaran las recomendaciones hechas al Ejecutivo, significarían la muerte de más mujeres.

En Colima, de acuerdo a datos del Centro de Apoyo a la Mujer, de 2003 a la fecha, van 91 feminicidios reportados a la prensa. En 2013, fueron 18, y en lo que va de este año ya suman ocho. ¿Qué más análisis se requiere para emitir la Alerta de Género? Donde un solo feminicidio debería ser suficiente, en lugar del desprecio y la arrogancia manifestada en tanta burocracia, les pregunto: ¿Cuántas muertas más necesitan?

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 26 de mayo de 2014.

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s