Sin vergüenza


“El cargo de legislador dura 6 años,
pero la vergüenza dura toda la vida”.*

PARA nadie es novedad que en México estamos viviendo momentos complicados. Entre violencia, secuestros, asaltos, asesinatos, decapitados, feminicidios, trata de personas, disturbios sociales y una crisis económica que se agrava con la reformas fiscales, las y los mexicanos vemos al país cada vez más vulnerable a movimientos ciudadanos armados, como los que están surgiendo en algunos estados de la República, como Michoacán, Guerrero y Puebla.

Ello es comprensible si al olvido de las comunidades indígenas, la ofensiva disparidad económica, el nivel deficiente de la educación oficial y la corrupción desmedida, se le ha sumado el flagelo del crimen organizado (que muy probablemente encuentre su origen en los motivos anteriores), lo que mantiene a la población hastiada y con una visión cada vez más pesimista sobre el futuro.

Pero si el país se halla en tal situación, es en gran parte por la indolencia de representantes populares que no supieron o no quisieron resolver los problemas antes mencionados, los cuales México padece desde tiempos inmemorables.

Es casi un cliché que hombres y mujeres entren en la política con un interés de servirse más que de servir; que de la noche a la mañana construyan una fortuna que no puede ser explicada con los sueldos que perciben, mientras la gente que votó por ellos tiene que lidiar con la inflación en los precios de los productos básicos para alimentar a sus familias; que busquen las alianzas entre sus partidos y voten al margen de la opinión popular, persiguiendo un reconocimiento institucional antes que el de la gente.

No existe confianza de la ciudadanía en sus representantes populares, lo cual, en mi opinión, es grave, dada la coyuntura por la que atravesamos, pues cuando un Gobierno pierde la legitimidad ante la población, que se encuentra presionada por el hambre y la violencia, está en riesgo de perder su poder y, con ello, de que se derrumbe el Estado de Derecho que debe asegurar nuestras garantías y libertades.

Quienes ocupan la clase política no se han percatado de que necesitan recuperar la confianza de la sociedad en general, si no desean que situaciones como las de las autodefensas en Michoacán se repliquen por todo el país, creciendo hasta un punto incontrolable, con todos los males que eso conlleva.

No se han dado cuenta de que actitudes como la del coordinador de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado, Jorge Luis Preciado, causan indignación en una Nación con cada vez menor tolerancia; que la bravuconería y soberbia mostradas por el legislador por Colima, que nadie eligió, después de la indignación provocada por la fiesta que organizó en una institución pública, son precisamente la clase de conductas que crispan el ánimo popular.

No entienden que mexicanos y mexicanas ya no deseamos escuchar disculpas ante actos de abuso de poder, que al final siguen quedando impunes; que ya no queremos que finjan una vergüenza que no sienten por salir del paso, sino que sus actos tengan consecuencias reales. El buen juez, por su casa empieza.

*Tuit atribuido a Jorge Luis Preciado, citado en Animal Político, el 22 de mayo de 2013: http://www.animalpolitico.com/2013/05/el-nuevo-lider-del-pan-en-el-senado-le-averguenza-ser-legislador/#ixzz2ssilAqZj

Esta columna fue publicada el 10 de febrero de 2014 en Diario de Colima.

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s