Fuera de lugar


Tranquilos, que tenemos Mundial
(entreteneos pero no os distraigáis).
Juan Carlos Monedero

TAL cual lo comenté la semana pasada, comenzó el Mundial y la gente que deseó distraerse absolutamente viendo todos los partidos disponibles, lo hizo; y los que quisieron informarse sobre lo que iba sucediendo en la discusión de las leyes secundarias, también se las ingeniaron. Ya fuera que en un acto de boicot personalizado decidieran no ver más transmisiones que el canal del Congreso, o que se turnaran entre el partido y éste, o bien, que estuvieran informándose a través de los medios sobre los avances que había en uno y otro, cada quien decidió su postura frente a esta encrucijada.

La realidad es que cada quien definió sus prioridades, pero contrario a lo que los más fatalistas pronosticaban, el debate de las leyes secundarias de la reforma energética no fue soslayado por la mayoría de la gente, sino que fue tomado en cuenta exactamente por las mismas personas a las que les importaba desde un principio, con la diferencia de tener una razón, aunque efímera o frívola, para sentirse emocionadas.

Eso no quita que no nos hayamos percatado de algunas de las irregularidades que han sucedido, como la votación en bloques, la postergación de la discusión de los mismos al final con un tiempo de sólo 15 minutos por cada uno, del abandono de la sesión por parte del PRD por considerar que los pactos entre el PRI y el PAN privilegian intereses distintos a los de la Nación, y hasta la creación de una comisión en el Senado para determinar la legalidad de este procedimiento. Por supuesto, nos enteramos quienes quisimos hacerlo.

Antes de entrar en materia, cabe señalar que el abandono del PRD en un momento tan importante para México supone, en mi opinión, un berrinche político disfrazado de indignación, ya que los negroamarillos buscan curarse en salud retirándose del recinto, en lugar de permanecer ahí, luchar y darle representación a quienes no estamos de acuerdo con lo que está ocurriendo.

Entre las reformas que se han ido aprobando, las que más llaman la atención y han sido causa de mayor debate son las que incluyen el despojo de bienes y terrenos en beneficio de las corporaciones extranjeras, así como la privatización del agua para favorecer a las empresas de geotermia, las cuales han ido avanzando mucho más rápido ahora que el PRD les ha dejado el camino libre, al abandonar el salón de sesiones.

La primera de ellas determina que se les podrán expropiar terrenos a comunidades y pueblos en áreas donde se apliquen proyectos productivos en materia energética, considerando que esta es de interés público y, por lo tanto, se sitúa por encima del interés privado.

Sin embargo, de darse este tipo de casos, especialistas afirman que se estaría contraviniendo la Constitución, así como tratados internacionales, tanto por ser la propiedad un derecho humano protegido por el mismo ordenamiento jurídico, como por el derecho a la consulta previa, contemplada en el artículo 6º del Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales. Hay que recordar que al tener el Convenio 169 la categoría de tratado internacional se eleva al mismo nivel que nuestra Carta Magna, quedando jerárquicamente por encima de cualquier ley secundaria, por lo que las y los legisladores que lo avalaron se encuentran claramente fuera de lugar al momento de meter este gol a favor de las corporaciones extranjeras.

Se podrá estar en pro o en contra del derecho de autodeterminación de los pueblos indígenas, pero es importante que las leyes y reformas que se hagan sean congruentes con el ordenamiento jurídico existente, de lo contrario, se estará creando el caldo de cultivo para pleitos en un futuro, que podrían costarles mucho dinero a comuneros y ejidatarios, quienes no se distinguen precisamente por tener liquidez suficiente.

Lo anterior, además, genera –en mi opinión– otro problema de carácter legal, pues si por respetar el Convenio 169 se exime a pueblos indígenas y tribales de ser susceptibles de expropiación, pero no así al resto de los mexicanos y mexicanas que no contamos con un tratado similar que nos defienda, estaríamos cayendo entonces en una cuestión de discriminación por origen étnico, lo que a la vez contraviene al artículo primero constitucional. Por cierto, llama mucho la atención que se esté privilegiando la expropiación a favor de particulares, en lugar de proteger al ciudadano o ciudadana, para garantizarle un pago justo, una asociación o una renta por su propiedad.

Aún más, se está afirmando que las actividades de producción de energía eléctrica y geotérmica son de utilidad pública, sin embargo, se están pensando en relación a empresas privadas, por lo que entonces no podría aplicarse el interés público. No se trata de hacer un puente, una carretera o incluso inundar un territorio para edificar una presa, sino de favorecer a una compañía privada, nacional o extranjera, que quiera usufructuar determinada zona.

Hasta el momento, las leyes secundarias presentadas se muestran tendenciosamente cargadas a favor de las empresas privadas que se establezcan en el territorio nacional, sin tomar en cuenta a la ciudadanía mexicana ni al interés público, pues tampoco establece candados reales para evitar una catástrofe social, al permitir que sean las mismas firmas las que presenten sus proyectos de evaluación del impacto social que sus actividades tendrían.

Es necesario que en lugar de simplemente criticar las transmisiones del Mundial, la gente ponga atención sobre lo que está sucediendo en el Congreso, que opine, proteste, se oponga, argumente, etcétera, en fin, ¡que participe!, pues es incongruente que en México la ciudadanía se escude con un simple slogan de “pan y circo” para disfrazar su indolencia, mientras en Brasil, donde son amantes del futbol, y que es donde está sucediendo el circo, los habitantes se estén manifestando diariamente en las calles.

Pero bueno, eso no quiere decir que no vaya a ver y a disfrutar del próximo partido de México contra Brasil, así por lo menos sabré exactamente quiénes nos meten los goles, y no sólo quiénes están claramente fuera de lugar.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 16 de junio de 2014.

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s