Sudor por lágrimas


Despertarnos cada mañana y realizar las actividades básicas del día son cosas que damos por hecho y efectuamos casi automáticamente. Ni el levantarnos de la cama, ni el acercarnos al lavabo para cepillarnos los dientes, son acciones a las que tengamos que dedicarles una mayor atención, más que la suficiente como para no tropezarnos con las pantuflas o de no golpearnos el quinto ortejo (mejor conocido como “el dedo chiquito del pie”) con la pata de la cama por estar medio dormidos, lo cual podría amargarnos el inicio del día.

Pocos nos ponemos a reflexionar, la mayoría hasta el momento en que estas actividades dejan de ser tan sencillas (me incluyo), en que no todas las personas tienen las habilidades como para desenvolverse en un mundo creado para, y pensado por, gente con el pleno uso de sus facultades. Que hay hombres y mujeres para quienes el comienzo de cada jornada supone un desafío, y artes tan simples como ir al baño, exhortan una serie de funciones que requieren de una completa atención y un esfuerzo mucho mayor.

Para estos individuos, el reto no sólo se encuentra en el mundo exterior, el cual de por sí ya es amplio, sino en el interior, en aceptar su discapacidad y aprender a amarse con todo y ella, mientras viven en una sociedad que pone el acento en la belleza tradicional, y les manda un mensaje de rechazo al invisibilizarlos en el día a día.

Enfocado en enfrentar sus propias diferencias, a las cuales no se refiere como discapacidades, así como en ayudar a quienes se encuentran en una situación similar a no dejarse vencer por las adversidades, es que Rajesh Durbal fundó la asociación “Live Free” (Vive Libre), en Orlando, Florida, desde donde organiza conferencias y pláticas motivacionales, que ayudan tanto a quienes viven con habilidades diferentes, como a quienes gozan de todas sus capacidades.

El joven, originario de Trinidad y Tobago, nació con tres de sus extremidades parcialmente desarrolladas, por lo que tuvieron que amputarle la parte inferior de sus piernas y envolverlo en un casquete de yeso por un mes, para que pudiera utilizar prótesis. Sin embargo, sus diferencias, lejos de deprimirlo, son consideradas por él como una bendición, pues, junto con su esfuerzo, lo hacen único, ya que es la única persona con tres amputaciones en participar en triatlones y en competir en la prueba azarosa Iron Man, la cual supone un reto de resistencia incluso para aquellos que nos decimos “completos”.

Su principal desafío, dijo, fue el aceptarse a sí mismo, sus diferencias, y el aprender a amarse tal y como es. Rajesh compartió que para lograrlo fue fundamental el acercamiento que tuvo con la religión, donde Dios figura como su principal fuente de inspiración y dedicación. En su página de internet, live-free.net, relata que fue hasta que comprendió lo hermoso que era ante los ojos de Dios que pudo estar en paz consigo mismo y aprender a amar la vida.

De la mano de diseñadores e ingenieros, ha logrado aportar al mundo innovaciones y fabricación de distintos tipos de prótesis. Él utiliza tres: las cotidianas, con las que camina y sale a la calle; las diseñadas específicamente para correr, y las de ciclismo, con las cuales se convirtió en la primera persona con tres amputaciones en participar y terminar un Iron Man, siendo este el Ford 2010 Iron Man World Championship, en donde hizo un tiempo de 14 horas, 19 minutos y 12 segundos.

Pero por más inspirador que sea su esfuerzo, Rajesh también debe luchar contra los estereotipos de los organizadores deportivos, quienes no parecen tener problemas en dejarlo competir en eventos de bajo nivel, pero le ponen todo tipo de trabas una vez que demuestra que puede hacerlo en uno más alto, con atletas enteramente funcionales, como él mismo se considera, ya que no quiere ser tratado de otra manera por ser diferente.

La forma en que está estructurada nuestra sociedad discrimina continuamente a las personas con capacidades distintas. El mundo no está diseñado para aquellos con alguna habilidad diferente, para quienes se han integrado algunas mejoras que hacen las veces de prótesis en calles, edificios, e incluso en nuestra legislación, sin que exista una visibilización o conciencia suficiente, lo que provoca que quienes cuentan con capacidades distintas o limitadas sigan siendo discriminados.

Para Rajesh, carecer de tres extremidades, así como tener que usar piernas protésicas, es la única realidad que conoce. Pero muchos otros tenemos la posibilidad de ser lanzados a enfrentarnos a una vida con funciones limitadas en cualquier momento, ya sea temporal o permanentemente. Recientemente, un accidente en un viaje me ha impedido el uso del pie izquierdo, el cual, hasta que sane, debe mantenerse en una posición elevada la mayor parte del día.

Tener que moverme en una silla de ruedas, y hacer todas mis actividades desde ésta, supuso una nueva realidad para la que no estaba preparada, mucho más cuando había estado en una intensa actividad física. Aunque es temporal, actualmente estoy viviendo una situación que es una condición de por vida para muchas personas, y puedo experimentar, de primera mano, lo difícil que puede ser una tarea tan simple como lavarse las manos. ¡Qué alto está el lavabo!

Ante el impacto psicológico, Rajesh sugiere que antepongamos el sudor a las lágrimas, pues es mucho más lo que lograremos esforzándonos que llorando, lo cual es una recomendación general, independientemente de si nuestras limitaciones son físicas o mentales. Pero el mensaje no debe ser solamente intrínseco, sino que hay que llevarlo hacia afuera, respetando los lugares de las personas con habilidades diferentes y construyendo espacios a los que puedan acceder con facilidad, recordando que el mundo es de todos, y que el ser distinto no ha de ser sinónimo de exclusión. Fue un honor el conocer a una persona tan completa como Rajesh Durbal.

Esta columna fue publicada el 26 de agosto de 2013 en Diario de Colima

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s