Panorama Complicado


Enrique Peña Nieto está en problemas. Pasaron ya 9 meses desde que juró el cargo de presidente de México, y la luna de miel que acompaña en un inicio a los triunfadores se terminó. En los últimos meses, las reformas estructurales que ha enviado al Congreso de la Unión, la recesión económica que se está haciendo sentir en México, el “desliz” de los funcionarios de Veracruz que utilizaban políticamente los recursos de la Cruzada Nacional contra el Hambre, la inseguridad que continúa y en algunos lugares crece, los municipios que optan por la autodefensa y los desastres naturales dejados por Ingrid y Manuel, entre otras cosas, han mermado la popularidad con la que llegó a Los Pinos, la cual, es justo decir, venía ya abollada después de una campaña de altibajos.

Aunado a esto, sus propuestas no han sido bien recibidas por la ciudadanía. Si bien son los profesores quienes se han inconformado de forma más contundente por la enmienda educativa, ni la hacendaria ni la energética han convencido a la gente. Hasta el momento, el único proyecto que ha pasado en relativa paz ha sido el de telecomunicaciones, quizás porque en este caso sí hubo un consenso previo.

Por supuesto que México necesita cambios, nadie en su sano juicio podría decir que estamos en la gloria de la modernidad en su más amplio sentido, pero la premura por pasar las modificaciones constitucionales podría acarrearle a Peña Nieto –y a México– mayores efectos negativos que positivos.

Es sabido que el primer año de Gobierno de un Presidente es el que determinará el rumbo de los siguientes 5, por lo que es en éste en el cual se deben de hacer los cambios legales necesarios para sentar las bases sobre lo que se pretende edificar el resto del sexenio. Pero Roma no se construyó en un día.

Nuestro país adolece de un sistema que se ha venido corrompiendo prácticamente desde el día siguiente en que fue conformado –esto asumiendo que no haya sido cimentado sobre una plataforma de corrupción–, lo que contribuyó a crear grupos importantes al margen del poder, que posteriormente se independizaron, y las malas prácticas tan arraigadas al Gobierno, que no resulta tan fácil quitarlas sin tambalear al mismo. Una de estas agrupaciones son los sindicatos, muchos de los cuales –no los incluyo a todos, para no caer en una generalización apresurada– utilizan la fuerza de su masa como presión para obtener canonjías, en ocasiones inmerecidas o que causan un perjuicio al erario. Y una de las malas prácticas, por ejemplo, es la carga fiscal que se le impone a Petróleos Mexicanos.

El problema no es nuevo, fue generado durante el sistema priista de antaño, utilizado durante el reinado del PAN, y está en proceso de recuperación por el PRI. Al día de hoy se encuentra tan enquistado, que arrancarlo de raíz podría provocar una desestabilización de toda la estructura de Gobierno, pero no por esto debe ser ignorado al momento de la presentación de las reformas, pues con ello se merma la confianza que la gente pone en las autoridades para latoma de decisiones.

Haber arrestado a Elba Esther por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, pero no abrir una investigación a Carlos Romero Deschamps, quien muestra, de igual forma, un enriquecimiento de origen cuestionable, no ayuda a que la percepción de la gente sea la de que esta Administración busca primero el bienestar de la Nación, sino que, por el contrario, la implementación de la justicia responde a ciertos intereses.
Proponer, en ese marco, una iniciativa que implique la participación del sector privado en Pemex despierta demasiadas interrogantes que ya están siendo capitalizadas por los opositores de Peña Nieto, quienes están ganando terreno en la opinión pública, lo cual puede poner en jaque la estabilidad del país.

Ayer, durante una concentración que Jesusa Rodríguez (cantante y activista social) calificó de “millones” de personas, convocada por Andrés Manuel López Obrador, y a las cuales se sumaron contingentes de la CNTE, el ex jefe de Gobierno capitalino pidió al Mandatario someter la enmienda energética a una consulta popular, advirtiendo que de no tener una respuesta suya para el 6 de octubre, podría haber consecuencias, las cuales todavía está analizando.

Si bien las consultas populares están previstas en el artículo 35 de la Constitución Política, preguntar sobre el tema energético podría no dar como resultado lo más conveniente para el desarrollo de Pemex, dado que existe mucha desinformación e ignorancia al respecto. Pero por otro lado, de no conceder esto el Ejecutivo, podríamos próximamente enfrentar una coyuntura similar a la que vivimos en 2006, cuando López Obrador tomó Paseo de la Reforma alegando un fraude electoral.

Se aproximan, pues, momentos de decisiones muy difíciles para Enrique Peña Nieto, quien, idealmente, deberá de manejar la situación de manera tal que se puedan lograr las reformas sin alterar la paz pública, lo cual, considero, no conseguirá si decide ignorar las opiniones contrarias, y si no ejerce acciones para combatir la corrupción dentro de la paraestatal, aun cuando esto signifique retirar su propuesta para presentarla más adelante. No es un panorama halagüeño.

Esta columna se publicó el 23 de septiempre de 2013 en Diario de Colima.

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s