Los Primeros 9 Meses


Hay una diferencia muy grande entre información y propaganda. La información tiende a ser objetiva, sin ninguna tendencia, porque sencillamente muestra lo que es, los datos crudos, para que cada quien pueda hacer una valoración y decidir si algo ha funcionado o no. La propaganda es algo completamente distinto, pues su intención es sumar adeptos a su causa, por lo que es subjetiva y generalmente marcada por una tendencia. Lo que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentó ayer, en San Lázaro, se trata sin duda de lo segundo, no de un informe en los términos reales de la palabra, porque en realidad ¿qué se va a informar?

Seguramente habla de su primera acción importante, la aprehensión de Elba Esther Gordillo, ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, por delincuencia organizada y desvío de recursos; pero dudo que mencione que se trataba de una estrategia para aprobar la reforma educativa con un dirigente a modo que mantuviera en calma a los maestros (lo cual, por cierto, funcionó a medias, ya que Peña tal vez no dimensionó que ese vacío de poder iba a ser ocupado por la disidente CNTE, y no por el esbirro colocado en lugar de Elba Esther), de lo contrario, ¿por qué no se investigó también a Carlos Romero Deschamps, líder del gremio de Petróleos Mexicanos, cuando la desfachatez con la que presume su riqueza es quizás más ostentosa que la de La Maestra?

Sus grandes logros pueden constituir también sus más grandes equivocaciones, pues en lo que va del año llevó a cabo la aprobación de dos reformas constitucionales importantes, las cuales han sido altamente controversiales, tanto, que pueden llevar a la represión violenta de sus opositores. Incluso ayer, mientras se entregaba su Primer Informe de actividades al Congreso, los maestros marchaban en el Distrito Federal, para oponerse a la aprobación de la Ley General de Servicio Profesional Docente tal como está, derivada de la reforma al artículo 3º constitucional que impulsara Peña Nieto.

Haber promulgado dos enmiendas de este calibre (la otra es de telecomunicaciones y de competencia económica) no es cualquier cosa, son muchas en tan poco tiempo. Pero la velocidad no siempre va de la mano con la calidad, y con todo y el famoso Pacto por México (que seguramente también relucirá en su Informe), han provocado más dudas que certidumbre.

Las consecuencias de esta premura están emergiendo ahora con la aprobación de las leyes secundarias de la reforma educativa, ya que no hubo un adecuado cabildeo, ni acuerdos reales, ni un estudio suficiente sobre aquello que se pretende aplicar. La Ley General de Servicio Profesional Docente, avalada anoche por la Cámara de Diputados, va mucho más allá de imponer una evaluación a los profesores, también dota de un poder absoluto a los directores de los planteles, lo que podría llevar al autoritarismo en un sistema tan corrupto como el que tenemos; mezcla asuntos laborales con educativos; es vaga en cuanto a los derechos adquiridos por los periodos de prueba entre las evaluaciones, y no vislumbra las diferencias socioeconómicas de las diferentes regiones del país. Sin manifestar mi anuencia por la forma en que los integrantes de la CNTE han paralizado al Distrito Federal, me parece que tienen razón en algunas de sus consideraciones a la ley, y que deberían ser escuchados y tomados en cuenta en algo que impactará directamente en su futuro, en lugar de empeñarse en aprobarlo al vapor, por seguir una línea.

La seguridad será seguramente otro de los apartados que se contemplará en el Informe. Después del violento sexenio de Felipe Calderón, donde las notas del día estaban manchadas de sangre, los 9 meses de Peña Nieto parecieron bajar la intensidad a la violencia. Tristemente, esta disminución sugiere ser más mediática que real, donde la estrategia vuelve a ser la del antiguo PRI, que en lugar de detener las balas, les ponía el silenciador a los medios. Sin embargo, con toda y la propaganda que la Presidencia de la República ha hecho sobre la captura de los capos de la droga sin realizar disparos, un 32 por ciento de la ciudadanía aún siente un ambiente de inseguridad, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Percepción de Inseguridad Ciudadana. A esto se le suman los 12 mil 595 homicidios dolosos que van desde diciembre a la fecha, de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública y la Secretaría de Gobernación. Es cierto que aún es pronto para ver un descenso en la violencia, después del huracán dejado por Calderón Hinojosa, pero hasta el momento los avances en esta materia parecen haberse enfocado más en la forma que en los hechos.

También en materia de seguridad alimentaria el panorama está lleno de claroscuros, pues su ataque a la pobreza mediante la Cruzada Nacional contra el Hambre ha sido ampliamente cuestionado, luego del incidente en Veracruz, donde se condicionaba descaradamente la ayuda otorgada al apoyo que brindaran los beneficiarios a favor del PRI, en las elecciones locales.

Anteriormente, el PAN había subrayado la coincidencia que existía entre los 400 municipios elegidos, con la celebración de comicios locales, lo cual ponía en duda la finalidad principal de este programa, además de que dejó fuera a muchos municipios que se encuentran en pobreza extrema.

La economía es otra de las promesas pendientes de Peña Nieto, puesto que lejos de que ésta repuntara, la Secretaría de Hacienda bajó el indicador de crecimiento económico de este año, de 3.1 a 1.8 por ciento, lo que confirma aquello que Luis Videgaray ha intentado negar: México está en recesión. Estos números, tendientes a la baja, afectarán indiscutiblemente la oferta de trabajos en el país, lo que llevará a que el desempleo aumente y, por tanto, también lo haga la pobreza.

Enrique Peña perdió ya el impulso que tenía cuando ganó la Presidencia. La luna de miel con los mexicanos se terminó y eso le hará más difícil lograr que la gente en el país se convenza de sus argumentos sobre las reformas por venir: la energética, la fiscal y la política. En el caso de la enmienda energética, por ejemplo, no podemos pasar por alto el alza mensual de la gasolina como una forma de presión para lograr la aceptación de la ciudadanía a su propuesta, más que argumentos claros que alimenten la certeza de que el petróleo continuará perteneciendo a los mexicanos.

El Primer Informe de labores de Enrique Peña Nieto, más allá de lo que declare ante el Congreso, marca la primera evaluación que las y los mexicanos hacemos de su gobierno. Si bien se le reconocen algunos aciertos, como la necesidad de destrabar los pendientes a las reformas y ocuparse de los municipios en pobreza extrema, también se observan deficiencias derivadas de la premura y falta de análisis, sobre todo de los factores sociales y económicos que conllevarían estos cambios, además de un marcado interés político y un autoritarismo latente que nos recuerda al PRI de antaño. Pareciera que en estos 9 meses, fuera del nacimiento de un nuevo México, vislumbramos el renacimiento de un dinosaurio.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 2 de septiembre de 2013

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s