Es Momento de Tomar Conciencia


La conferencia que dictó la doctora Ana Luz Quintanilla Montoya, la semana pasada, en el Auditorio de Ciencias de la Educación de la UdeC, con el tema “¿Qué puede hacer la Universidad para lograr una adecuada gestión de su impacto en el medio ambiente?”, reveló datos sobre Colima que se deben de tomar en cuenta, no sólo por las autoridades estatales, sino por toda la ciudadanía local.

En el espacio universitario se tocó el tema de la calidad del agua, saliendo a colación un estudio realizado por el doctor Jesús Muñiz Murguía, actual presidente del Consejo Estatal Científico, cuando era coordinador general de Investigación Científica. En dicho documentó se asentó que el agua, en Colima, está contaminada con DDT, plomo, mercurio, arsénico y coliformes, lo que, además, no es exclusivo del estado, según lo dijo la doctora.

Lo anterior no es información para desdeñarse, ya que hablamos del agua que tomamos diariamente, incluida la embotellada, la cual compramos por la supuesta certeza que nos brinda de su pureza, pero que, de acuerdo a lo que reveló la doctora, no está libre de estos componentes, dado el sistema de ósmosis inversa que emplean para su purificación. Asimismo, el vital líquido es también la fuente de hidratación del ganado, es usado para el riego, así como en nuestra higiene y recreación, lo que nos hace estar inevitablemente expuestos a él.

Elementos como el arsénico podrían llegar a provocar, por un consumo prolongado, diversos tipos de cánceres, como de piel, pulmón, riñón, hígado y vejiga; así como lesiones dérmicas, y neuropatías y vasculopatías periféricas. Otros elementos, como el DDT, aunque está prohibido, su uso como plaguicida en el pasado puede ser la razón de su presencia en el agua (suponiendo que efectivamente ya no sea utilizado) debido al tiempo que tarda el mismo en degradarse, así como su absorción en los mantos freáticos. Su exposición puede tener afecciones al sistema nervioso, así como ser transmitida a los bebés por medio de la leche materna. Lo anterior lo menciono tan sólo con la intención de hacer una pequeña exposición sobre las consecuencias que puede traer el consumo de estas sustancias, sin quitar importancia a las restantes, que omito por cuestiones de espacio.

Aunado al problema que debiera representar la contaminación del líquido que consumimos, la doctora Quintanilla señaló también que, aunque actualmente Colima tiene agua, está próxima a entrar en estrés hídrico, lo que significa que, muy pronto, en nuestra entidad estaremos en necesidad de hacer cortes de agua para poder abastecernos en tiempos de secas. Sin embargo, son pocas las precauciones que se toman para evitar que esto suceda, desde el cuidado que le damos al líquido, como la alta deforestación que maneja Colima, la cual está por encima de la media nacional, llegando incluso al doble de ésta, y está íntimamente relacionada al ciclo del agua.

Otro punto importante de señalar es la elevada cifra de gases de efecto invernadero que produce nuestro estado, número demasiado grande para el tamaño del mismo. Colima es la entidad federativa que más vehículos tiene per cápita, además de que cuenta con la termoeléctrica, el puerto y el aeropuerto, los cuales son fuente de emisión de una enorme cantidad de contaminantes, que colaboran con dicho fenómeno.

Lo triste, e incluso me atrevería a añadir, preocupante, es que, aun cuando sabemos las consecuencias a gran escala que el daño ambiental puede provocar en nuestra calidad de vida y de nuestros descendientes, no nos comprometemos a efectuar acciones importantes, determinantes e inmediatas para detenerlo o adaptarnos al mismo, e incluso intentar revertirlo, lo que, en voces de algunos conocedores, ya no es viable. ¿Hasta cuándo sabremos que consumir agua contaminada puede comprometer nuestra salud y la de nuestros seres queridos? Al parecer, la transparencia que vemos en la misma nos borra la preocupación de tomarla sin exigirle a las autoridades que se implementen medidas para sanearla, ni para que se tenga cuidado con los acuíferos para impedir que sean contaminados, secados por la explotación industrial, o de que su vida se vea agotada por la estupidez (no pude encontrar otra palabra mejor) de unos pocos individuos.

Resulta deprimente, frustrante e insultante, que aun sabiendo lo importantes que son los árboles para el ciclo del vital líquido, para refrescar la atmósfera y para contrarrestar el efecto invernadero al consumir dióxido de carbono para exhalar oxígeno, las constructoras opten por secar hermosos especímenes sólo porque interfieren en sus planes de desarrollo de algún centro comercial o fraccionamientos. Porque el espacio se asocia a la productividad, y de repente un aliado en la conservación de la vida humana, se convierte en el peor enemigo, al ocupar un espacio que pudiera ser vendido por algunos miles de pesos el metro cuadrado.

Es claro que requerimos crear mayor conciencia de lo que ocurre en nuestro entorno, que los gobiernos, en sus tres ámbitos, deben sensibilizarse para informar a la ciudadanía de la realidad ambiental que vivimos, que de por sí ya es grave, para aprender a tomar las medidas necesarias para evitar mayores daños, que al final tendremos que afrontar en un futuro cada vez más cercano. Hablar de un mundo verde no es estar a la moda, como mucha gente podría pensarlo, sino estar a favor de una vida digna de vivirse; lo contrario sería alegrarse por el destino que los seres humanos han inducido, a un mundo que agoniza, lo cual podría parecer ilógico, demente, incluso, pero acorde a como estamos actuando.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 8 de julio de 2013

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s