A 60 Años, Renovados


Literalmente, crecí en un periódico. Mis travesuras favoritas cuando era niña consistían en deambular por las instalaciones de Diario de Colima (cuando se ubicaban en Gabino Barreda), las que me parecían desafiantes y misteriosas. Mis juegos eran subirme a la prensa y provocar algunos conatos de infarto entre los trabajadores, revolver los tambos llenos de espesa tinta negra con la cual constantemente manchaba mi ropa, treparme a los enormes rollos y rodarlos con los pies, además de entrometerme en el trabajo de fotógrafos y reporteros, quienes siempre se mostraron dispuestos a responder mis interminables preguntas.

Pero no todo fue diversión. Siendo aún una niña, tuve que soportar desaires de adultos que desquitaban conmigo lo que no se animaban a hacerle a mi padre, quien cada día se fortalecía más en el estado, debido a su inquebrantable espíritu y ética. Sufrí, junto con él y mi familia, los constantes acosos de quienes prefieren mantener oculta la información, la presión oficial que se veía reflejada en múltiples formas, la desaparición de las “amistades” y hasta groseras amenazas de quienes cobardemente se esconden en el anonimato.

Fue precisamente lo anterior lo que me ayudó a comprender la importancia que tiene el periodismo en las sociedades y la fuerza que Diario de Colima ejerce en la nuestra, misma que es el resultado de toda una vida de actuar conforme a un marco rígido de principios éticos, de levantar la voz y de atreverse a decir lo que los demás callan. Labor difícil la que escogió mi padre: ser íntegro.

Conforme he ido madurado, me he dado cuenta que una prensa comprometida es capaz de ejercer una presión tal, que logra salvaguardar los derechos básicos de la ciudadanía contra los abusos del poder; que representa el contrapeso necesario entre el Gobierno y la sociedad civil, sirviendo como un ojo vigilante que mantiene la atención sobre los temas importantes.

Por supuesto que un periodismo de este tipo representa un obstáculo para quienes llegan a los puestos públicos con la intención de abusar de ellos, por lo que, en diferentes oportunidades, han tratado de comprarnos, desacreditarnos o incriminarnos en delitos inventados o prefabricados, con la pretensión de influir en nuestras páginas, sin que hasta el momento hayan podido salir triunfantes. Esta labor no hubiera sido posible de no contar con la independencia económica de la que gozamos, gracias a la preferencia de nuestros lectores y lectoras, así como de quienes se anuncian en nuestras páginas, lo que convierte la labor de

Diario de Colima en un trabajo conjunto, en el cual participan las y los colimenses.
En la misión que comenzó mi abuelo, Don Manuel Sánchez Silva, iba la convicción de que es la libertad de expresión la que garantiza que las demás libertades se cumplan, que se inicie el diálogo que llevará a la reconciliación o que se den a conocer los datos que aportarán a las nuevas ideas; que es en el derecho a hacer uso de nuestra voz como se ha podido evolucionar para alcanzar un Estado más democrático, eternamente perfectible, cuyo perfeccionamiento se da en base al mismo. En otras palabras, que respondía a las necesidades de la ciudadanía colimense.

Cuando mi abuelo muere y mi padre, Héctor Sánchez de la Madrid, queda al frente de su hermano intelectual (pues mi abuelo siempre se refirió a Diario de Colima como su hijo), entendió lo que esto significaba, así como también que la independencia de opinión sólo podría lograrse con una independencia económica, lo que lo obligó a enfocarse tanto en lo administrativo como en lo editorial, modernizando las páginas del Diario y saneando sus finanzas, para consolidarlo como la empresa vanguardista que es hoy, la cual cuenta con un equipo de avanzada tecnología que empata la calidad de su impresión con la de su información.

En su lucha, mi papá tuvo que sortear muchas dificultades, sin que ninguna lograra mermar su compromiso. La maquinaria del sistema es fuerte, y para enfrentarse a ella se debe poseer la seguridad de no tener un lado flaco por el cual te puedan agarrar, por ello se comprometió a vivir una vida íntegra, congruente con las demandas del periódico. El resultado: a más de 34 años que tomó el cargo, y varias desavenencias con el poder, jamás han logrado ponerlo de rodillas. Ha sido un gran ejemplo para mí.

Diario de Colima llega a sus 60 años con un compromiso renovado, en donde predominan la lucha por la libertad de expresión y la de prensa. Su aportación es indispensable para la constante construcción de una sociedad más democrática, incluso en tiempos donde la violencia conduce a muchos medios a la censura y a la autocensura. Por ello, quiero felicitar a quienes aquí laboran, así como a los hombres y mujeres que a diario nos leen, haciendo que valga la pena nuestro esfuerzo. Gracias.

PS: Este éxito no hubiera sido posible sin el apoyo completo de la familia Sánchez Espinosa, entre quienes destaca mi madre, la señora Patricia Espinosa de Sánchez, quien ha sido una sabia consejera y se ha mantenido estoica ante las dificultades. Mi hermana Daniela Sánchez Espinosa, cuya claridad mental en muchas ocasiones nos ha permitido ver las cosas desde un ángulo distinto; así como mi hermano Héctor Sánchez Espinosa, quien tiene las cualidades suficientes para convertirse en un gran periodista.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 11 de noviembre de 2013.

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s