El Saldo de las Manos Limpias


La rapidez con la que se mueve el tiempo permite que tenga todavía presente la campaña que Felipe Calderón hiciera cuando apenas era un insípido candidato a la silla presidencial. En sus últimos espots, antes de las elecciones, presumió de tener las manos limpias y aseguraba que éste era un requisito indispensable para ser presidente de México. “Limpias de corrupción”, decía. “Porque sólo en manos limpias debe quedar el futuro de México”, afirmaba entonces.

Lo que no dijo, o no nos imaginábamos los mexicanos y mexicanas –que por la forma de nuestro sistema político tuvimos que aceptarlo como mandatario– era que, por muy limpias que estuvieran sus manos, no tardarían en ensuciarse, e incluso en terminar como unas de las más polutas de la historia moderna de México.

El gran error de Calderón Hinojosa fue quizás su terquedad e ingenuidad. Es cierto que en el contexto de país que recibió de manos de su compañero de partido, Vicente Fox Quesada, era imperativo ejercer acciones en contra del crimen organizado, pero también lo es que las maniobras emprendidas no fueron diseñadas de la mejor manera, la prueba es que a casi 6 años de iniciada su guerra contra la delincuencia organizada, la violencia ha escalado a grados insostenibles, sin que se vea una solución a esta problemática en el corto plazo distinta a la legalización de las drogas suaves, como lo han venido resolviendo en algunos estados de nuestro vecino del norte, país que, por cierto, nos certifica en la lucha contra los estupefacientes.

La corrupción, el compadrazgo, el nepotismo y demás costumbres típicas del PRI dinosáurico, y de las que tanto se quejaran en el PAN, fueron reproducidas de la misma manera durante su sexenio. La Estela de Luz es un claro ejemplo del mismo, la cual costó mil 35 millones de pesos, es decir, 537.5 millones más de lo presupuestado, según el Colegio de Ingenieros, además de que irregularidades en la obra llevaron a que ésta se entregara con un año y 3 meses de dilación. El incendio de la guardería ABC en Hermosillo, Sonora, es otro lamentable recordatorio, al no haberse abierto una investigación contra Juan Molinar Horcasitas, que en ese entonces fungía como director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a quien se le señala como uno de los presuntos responsables del lamentable suceso por haber entregado el permiso para la estancia a un pariente de Margarita Zavala, esposa del mandatario federal.

Calderón se va dejando un déficit en la libertad de expresión, donde favoreció los intereses de las televisoras y atacó de distintas formas a periodistas que lo cuestionaban o criticaban. El caso más publicitado fue el de Carmen Aristegui y MVS, pero el mismo fracaso del Presidente por esclarecer los crímenes cometidos contra periodistas, de brindarles protección, sumados a los infructuosos resultados de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP), hablan por sí solos, afectando no sólo a la libertad de prensa, sino a la sociedad en general, al tener pocas oportunidades de enterarse de la realidad de México debido a la censura, o autocensura, que existe.

Ya se va Felipe Calderón. Le queda menos de una semana de sentirse dueño de la residencia de Los Pinos y del país entero, cuya despedida, lejos de ser honrosa, se asemeja más a un cortejo fúnebre. Calderón se marcha dejando un saldo negativo, un país descompuesto, polarizado, lastimado, desangrado y receloso, en donde el amplio y manifiesto rechazo de la gente a votar por la continuidad de su partido en el poder equivale a su despido. Se va dejando más de 60 mil muertos –150 mil, dicen algunos– y tres mil personas desaparecidas*, cuatro mil 112 feminicidios y tres mil 976 mujeres de quienes no se conoce su paradero tan sólo en los últimos 2 años, según el periódico La Jornada; el Ejército en las calles y con ello una andanada de violaciones a los derechos humanos, 48 periodistas asesinados, una economía “maquillada”, según el Departamento Federal de Asuntos Exteriores de Suiza, un Partido Acción Nacional agonizante, y las Fuerzas Armadas cumpliendo labores que le corresponden a la policía civil.

Se va Calderón envuelto en una nube de fracaso, dejando un país en peores condiciones de las que lo encontró, entregándoselo al partido que lo gobernó durante 71 años. Pero no se va al olvido, pues difícilmente las y los mexicanos podremos olvidar la sensación de inseguridad al salir a las calles, los cadáveres, los decapitados, los mutilados, los narcobloqueos, los “daños colaterales”, como una vez calificara a los civiles inocentes caídos en la lucha contra el crimen organizado; los asesinatos y desapariciones de activistas de los derechos humanos, el autoritarismo de algunos elementos del Ejército y la Policía Federal. Difícilmente olvidaremos en México lo manchadas que quedaron al final sus “manos limpias”.

*Informe sobre la desaparición forzada en México 2006-2011, elaborado por: Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C. (CMDPDH), Comité Cerezo México, Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos “Hasta Encontrarlos”, Comité Monseñor Romero, Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos

Esta columna fue publicada el 26 de noviembre de 2012 en Diario de Colima

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s