Archivo mensual: marzo 2012

Andrés Manuel


Cuando se comenzaba a delinear quiénes serían los o las candidatas que competirían por la Presidencia de la República, yo estaba esperanzada en que Marcelo Ebrard Casaubón quedara como favorito para el PRD. Sin ser perfecto, me gustaba el trabajo que … Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Por unos Calzones


Hace 2 años, tuve la oportunidad de presenciarlas elecciones en Costa Rica, país que me hospeda actualmente, donde me encontré con diferencias tan grandes con México que me costó trabajo procesarlas Interesada en conocer cómo funcionaba el sistema electoral en … Seguir leyendo

Publicado en Elecciones 2012, Libertad de Expresión, Política, Reflexión | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Contagia Love


Contagia Love

El día de San Valentín tiene varios posibles orígenes. En la antigüedad, los romanos celebraban el festival de la fertilidad, Lupercalia, el 15 de febrero, durante el cual mujeres jóvenes colocaban sus nombres en largas urnas, a las que después hombres jóvenes ligaban con sus propios nombres, lo cual era un indicativo de que iban a estar relacionados románticamente con ellas durante el año entrante. Otros estudios relacionan el 14 con aquél en que los pájaros comenzaban a aparearse en la Europa nororiental, pero la tradición que celebramos en México, y otros países occidentales, tiene sus raíces en el catolicismo.

Claudio II, emperador de Roma, supuso que el matrimonio distraía a los hombres de sus obligaciones militares por las ataduras que creaba, por lo que decidió prohibirlos. San Valentín, un sacerdote cristiano, consideró la medida como injusta y comenzó a celebrar matrimonios en la clandestinidad, por lo que fue arrestado y posteriormente torturado y ejecutado el 14 de febrero del año 270.

Después de que Roma se convirtiera al cristianismo, el Papa Gelasio modificó la arraigada costumbre de Lupercalia, instando a los hombres y mujeres a sacar nombres de santos de la urna, cuyas vidas intentarían emular durante el año siguiente, y proclamando a Valentín como el “patrono de los enamorados”.

La primera carta de amor enviada con motivo del San Valentín es adjudicada a Carlos duque de Orleans, quien fue capturado por los ingleses durante la guerra contra Francia en 1415, y posteriormente encerrado en la Torre de Londres. Desde ahí escribió una misiva a su esposa firmándola como “tu Valentín”. Este documento se conserva, hasta el día de hoy, en el Museo Británico.

Pero el origen comercial que padece esta festividad surgió en Estados Unidos hasta 1840, cuando se comenzaron a imprimir tarjetas por motivo del San Valentín. Más tarde, Esther Allen Howland descubrió el enorme potencial económico que representaba y comenzó a hacer pedidos de “Valentín” o “Valentines”, como se les dice en inglés, configurando rápidamente un negocio que producía ganancias de hasta 100 mil dólares al año.

Hoy en día, el 14 de febrero representa un negocio de millones de dólares en todo el mundo, que satura al mercado en todos sus niveles, desde tiernas y simples tarjetas con bonitos pensamientos, hasta ventas millonarias de condones y productos para el placer sexual, oscureciendo el motivo primordial que habita detrás de esos brillantes signos de dólares: el amor y la amistad.

Quizás asqueadas por la frialdad económica que había secuestrado este mensaje, Patricia y Lía Rodríguez Vázquez del Mercado, junto con el grupo IDEAS AC, plantearon desde el año pasado hacer un movimiento para rescatar los valores que debiera promover este día, pero que deben de ser recordados y puestos en práctica durante todo el año.
Este 2012 organizaron una exposición –que aún puede visitarse en la Piedra Lisa– consistente en carteles con colores y diseños atractivos, que difunden un mensaje corto y pegajoso, que nos hace reflexionar. Usando el sufijo “love” (amor) para completar las palabras, las hermanas Rodríguez Vázquez del Mercado lograron crear bocetos llamando a la gente a mirar detrás de cada palabra, para entender que el fondo de cada una de ellas, como “RespetaLove”, “AlcanzaLove”, “CuidaLove”, etc., tiene en su base al amor, el cual no se sustenta en una relación de pareja, sino en una expresión unilateral del individuo con su entorno.

Lía y Paty pretenden ampliar el entendimiento del “Día de los Enamorados”, para llevarlo más allá de la hegemónica pareja joven heterosexual, y mostrarle a los colimenses que el amor también se da entre parejas no tan jóvenes, o del mismo sexo; que igual se expresa entre el dueño y su mascota, el niño y el abuelo, madre e hija, la persona y el medio ambiente, entre y hacia las personas con alguna discapacidad, entre amistades, distintas razas, colores, nacionalidades, etcétera. 

Hacen énfasis también en la importancia que tiene difundir este mensaje en los tiempos en los que estamos viviendo, donde la violencia excesiva, la corrupción, la impunidad, nos han llenado tanto de desconfianza que nos motiva incluso a alejarnos de los remanentes de la gente, a sentir cierta animadversión por los desconocidos, e incluso a ser violentos con el o la otra, al intentar defender al sujeto del cual decidimos sentirnos en propiedad.

Su exposición funciona entonces como un recordatorio de aquello que decimos estar defendiendo, de los mismos valores éticos que queremos preservar y por los cuales luchamos día a día, la forma en como debemos de actuar si tratamos de construir un lugar armonioso, de forma individual, pero al mismo tiempo hasta entender que el amor no es una idea que se pueda comercializar, sino la base sobre la que se funda una sociedad que pretende disfrutar de la vida.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 20 de febrero de 2012

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Machismo y Hembrismo


Machismo y Hembrismo

Como triunfadora indiscutible de los comicios internos del Partido Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota se convierte en la primera mujer en la historia en tener posibilidades reales de llegar a la Presidencia de México.

Siendo la candidata del partido gobernante, con una amplia experiencia en el ambiente político y un gran carisma, Josefina fue reduciendo la ventaja que llevaba Enrique Peña Nieto, aspirante del PRI, incluso antes de convertirse en la abanderada virtual de su partido, colocándose en un segundo lugar por delante de Andrés Manuel López Obrador, demostrando que es una contrincante seria, e incluso, peligrosa.

Como mujer, me da gusto que una persona de mi sexo pueda llegar a ocupar el cargo político más alto del país, independientemente del partido que sea, pero como feminista, me preocupa –e incluso me molesta– que se use erróneamente el discurso de género.

Me da gusto porque significa un avance en la lucha por la reivindicación del lugar de las mujeres en la sociedad, porque significa que la lucha feminista ha ido rindiendo frutos, y también porque, personalmente, considero que al ser mujer tiene una experiencia distinta de quienes la han precedido en el puesto, la cual requiere ser visibilizada y tomada en serio. Me agrada porque, independientemente del resultado, el tema de género estará presente durante todo el periodo electoral; sin embargo, me preocupa el hecho de que se intente lucrar políticamente con el resultado de una simple coincidencia cromosómica.

Varias veces he sostenido que el ser mujer no nos hace por definición feministas, ni siquiera nos garantiza una sensibilidad de género. Así como hay hombres que luchan activamente por nuestros derechos, también hay muchas que parecen trabajar en contra. El machismo no es exclusivo del género masculino, también hay mujeres que resultan beneficiadas en la preservación de este injusto sistema de poder.

Actualmente México continúa siendo un país sexista, aunque se han hecho grandes avances en el terreno de los derechos de las mujeres en los últimos tiempos, también ha habido serios retrocesos, los cuales han sido impulsados precisamente por el partido que hoy lanza democráticamente a una mujer a la Presidencia. Desde el gobierno, el Partido Acción Nacional ha emprendido cruzadas destinadas a restringir el poder de las mujeres, a limitarnos más el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo, y a hacernos sentir culpables al ser violentadas sexualmente por la forma como vestimos o nos comportamos.

Por supuesto que Acción Nacional no ha sido el único partido en intentar limitar el alcance de las mujeres, pero sí ha sido uno de los más radicales y persistentes. Es precisamente este fardo el que pesa hoy en día sobre la espalda de Vázquez Mota, y el cual hace que los hombres y mujeres que defendemos los derechos humanos no nos dejemos convencer tan fácilmente con el discurso de género de la candidata presidencial.

Cometerían los panistas un error garrafal al creer que por el hecho de proyectar a una mujer a la Presidencia tendrían asegurado el voto femenino, pues dicho partido tiene una gran deuda con quienes abogamos por la equidad, quienes además sabemos que lo importante no es el sexo de la persona que esté en el poder, sino el conocimiento y la conciencia que ésta tenga, así como las políticas que implemente y promueva, lo cual se demuestra en sus actos a través de la historia.

Josefina Vázquez no cuenta con un historial de lucha de género, no se le exige que lo tenga, pero no se ve bien que lo utilice como un ardid de campaña, ya que puede resultarle contraproducente, pues irónicamente estaría reproduciendo los mismos estereotipos del machismo que juzgan a la persona por su sexo biológico y no por su capacidad. Estaría cayendo entonces en el mujerismo, o hembrismo, que es la otra cara de una misma moneda: el sexismo.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 13 de enero de 2012.

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Adoptar con Humanidad


Adoptar con Humanidad

FRANCESCA POLINI

Parece una redundancia y una obviedad el título (¡uno siempre “adopta con humanidad!”), pero al parecer no tanto por lo que se ha escrito en la prensa irlandesa y mexicana sobre la cuestión de las adopciones ilegales, desde que se descubrieran irregularidades en los últimos meses, tema que ha acaparado la atención del público tanto de éste como del otro lado del Atlántico.

También mucho se ha escrito sobre mi visión sobre las acciones a tomar ante la posibilidad de que individuos realicen adopciones ilegales desde México hacia Irlanda u otros países desarrollados. En ese sentido, mis perspectivas han sido principalmente tomadas de mi libro de ficción “Mexican Takeaway” (Mexicanos para llevar), donde relato una charla que tuve con un abogado de adopciones en Guadalajara.

Naturalmente, la prensa ha tomado mi libro como “real”; sin embargo, lo primero que quisiera aclarar aquí es que mi libro es ficción basado en hechos reales que atañen a nuestro viaje para adoptar internacionalmente a mi primera hija. Entonces, tal como lo he planteado en el propio libro: “cualquier similitud con personas reales, vivas o muertas es una coincidencia”, y por ende es difícil usarlo como recurso periodístico porque, a pesar de que el libro se basa en nuestras experiencias, sus hechos no pueden ser considerados como “reales” ni en ésta ni en otras circunstancias.

Con todo, y más allá del malentendido, quisiera dar mi punto de vista sobre lo que he visto desde mi propia experiencia, dado que ya he adoptado dos niños de México y puedo dar cuenta de aquello que recuerdo con cariño, y de aquello que prefiero no ver nunca más ni para mí ni para nadie quien quiera adoptar.

LAS DOS CARAS DE LA ADOPCIÓN

En nuestra experiencia, hemos encontrado un lado sórdido, pero también un costado increíblemente humano del sistema de adopción mexicano.

Por un lado, encontramos efectivamente a un abogado que trató de vendernos bebés a través de una agencia de adopción legal e internacionalmente reconocida en los Estados Unidos. Este abogado era astuto, conocedor de las grietas del sistema y supongo tenía sus conexiones necesarias. Y mucha gente -nosotros mismos incluidos- consciente de su conducta incorrecta, no tenía el poder ni conoce lo suficientemente el sistema como para denunciarlo. Este abogado operaba de una forma que era absolutamente “legal” en apariencia. Y encontramos gente que usó a sus niños como elementos de cambio, que estuvieron listos para conseguir el dinero fingiendo que era para sus niños pero en realidad era para ellos.

Pero también encontramos a la gente más increíble capaz de una humanidad que no habíamos visto antes; y ésta es la gente que prefiero recordar y rescatar cuando pienso en el país asombroso e increíble que es México. Queda en mi retina el silencioso y dedicado trabajo de profesionales comprometidos con la niñez y la familia, que conocen las complejas realidades en las comunidades de diferentes estados, y cuya motivación está centrada en brindar un futuro mejor para todos. También rescatamos el trato humano, la vigilancia en el bien superior del niño, la transparencia y el espíritu de servicio en el marco de la legalidad. Su labor y su vocación deben ser hoy la referencia de las autoridades para pensar, diseñar e implementar las mejoras que preserven la credibilidad del sistema.

CAMBIAR  PARA MEJOR

El peligro de lo que pasa ahora consiste en que la adopción tanto como un acto humano como un hecho internacional tienen un nombre incorrecto por los motivos incorrectos. Con el número de niños tomados en cuidado aumentando cada día en cada país en el mundo (sólo en enero 900 de ellos fueron tomados en cuidado en el Reino Unido) el sentido común sugeriría que el proceso de adopción, a menudo el único modo de garantizar a los niños una casa estable y un ámbito cariñoso, debería ser tan sencilla y centrada en el niño como fuera posible, sobre todo en un mundo donde el concepto de familia es cada vez más diverso.

En un mundo donde la adopción es cada vez más necesaria, alguna vez las personas que trabajan infatigablemente para proteger a niños descuidados tienen que ser reconocidas y apoyadas por reglamentaciones adecuadas y autoridades competentes mientras que las personas que se abusan de un acto tan honorable, de la desesperación de madres pobres, tienen que ser juzgados por ser responsables de sus actos de avaricia y crueldad. Porque los niños deben estar primero.

Desde que hemos adoptado a nuestra hija, he iniciado una campaña por un mejor sistema de adopción tanto en el Reino Unido como internacionalmente. En mis escritos y trabajo cotidiano intento poner a los niños en el centro de la cuestión y busco introducir mas perspectivas éticas y humanas en la forma en que los niños, las mujeres embarazadas y los padres adoptivos son tratados. Éste es un trabajo que llevará décadas, pero debemos empezar ahora.

Ha sido Ignacio Allende, uno de los héroes de la Independencia Mexicana, quien se cuenta alguna vez dijo: “Sin importar el tamaño de la ciudad o pueblo donde nacen los hombres o las mujeres, ellos son finalmente el tamaño de su obra, del tamaño de su voluntad de engrandecer y enriquecer a sus hermanos”. Es tiempo que las autoridades acompañen a quienes engrandecen a México con su amor y dedicación.

Francesca Polini es Presidente de Adoption with Humanity (Adopción con Humanidad). Esta columna fue escrita en Diario de Colima el 16 de febrero de 2012, como respuesta a la de “Complicidades”, escrita por mi.

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Complicidades


Complicidades

A mediados del mes pasado una mujer de 21 años de edad fue detenida en Zapopan, Jalisco, intentando vender a uno de sus hijos en mil dólares, gracias a un reporte interpuesto por su propia cuñada. Después de su arresto, tres mujeres más fueron detenidas por presuntamente pertenecer a una red de tráfico de menores, que tenía más de 20 años de operar, supuestamente manejada por el abogado Carlos López.

El susodicho ya había sido remitido al Reclusorio Preventivo en Puente Grande, Jalisco, en 1990 por haber intentado pagar a dos mujeres por sus hijos nonatos, costumbre que al parecer Carlos López mantiene al día de hoy.
Después del arresto de las mujeres, la presunta red de tráfico de menores quedó al descubierto, y con ello un escándalo que involucró a 11 parejas de origen irlandés, y al estado de Colima, en donde el laxo sistema legal le permitió a esta red realizar sus operaciones delictuosas, asumiendo que no hubiera existido algún acuerdo de otro tipo con los funcionarios estatales.

Llama la atención que, aun cuando Carlos López, como los bebés y las madres involucradas son originarias del estado de Jalisco, las adopciones vinieran a hacerse en la vecina entidad de Colima. ¿Por qué no concretarlas allá, que era el territorio natural para efectuar los procesos legales?

Porque si bien Jalisco cuenta con una de las legislaciones más rigurosas en el tema de las adopciones, Colima tiene una de las más débiles, la cual sólo requiere la voluntad de la madre biológica y de los padres receptores para validar el trámite ante el juez, con lo que no se protegen los intereses, ni la integridad de los o las menores afectadas. En cuestión de Derecho, siendo que es el gobierno quien tiene la obligación de cuidar de las personas menores de edad, considero que esta falla en las leyes podría incluso equipararse a una negligencia cometida por parte de los legisladores, quienes son los que crean las leyes en el estado. ¿De qué otra forma puede interpretarse el hecho de que de 10 infantes recogidos por la PGJE, seis hubieran presentado señales de abuso sexual?

También considero importante identificar la forma como Carlos López contactaba a las parejas extranjeras.
Francesca Polini y su esposo Rick Bowden fueron de los primeros ciudadanos del Reino Unido en adoptar una hija mexicana. La aventura que vivieron en el proceso la incitó a escribir un libro titulado Mexican Takeaway (Mexicanos para llevar), donde cuenta su experiencia con la intención de que ésta sirva tanto como aviso para otras parejas de la Gran Bretaña, como para crear conciencia dentro del sistema inglés de adopciones.

En su libro, Francesca revela haber conocido a Carlos López a través de la agencia estadounidense Adoption Alliance, a quien conocieron en persona una vez habiendo venido a México, luego de que el gobierno británico les señalara que como Estados Unidos no formaba parte de la Convención de La Haya, mientras que México e Inglaterra sí, no podían adoptar por medio de la agencia, sino que tenían que hacerlo personalmente en México a través del DIF.

En el capítulo titulado “Un frapuccino y un bebé para llevar”, Polini cuenta cómo conocieron a Carlos López, quien “sudaba, tosía, usaba un traje demasiado ajustado y cargaba un portafolios” en la entrevista que sostuvieron en un Starbucks de Guadalajara, quien les dijo que no podía trabajar con ellos, a menos que fueran clientes de Adoption Alliance. Cuando la pareja le explicó lo dicho por las autoridades inglesas, procedió a explicarles su método de trabajo. 

Les comentó que él usualmente ponía un anuncio en el periódico para buscar madres que quisieran dar a sus hijos en adopción. Les explicó que él sólo trabajaba con madres biológicas por ser éstas más confiables. Cuando la pareja les preguntó qué era lo que él entendía como confiable, él les dijo que eran mujeres que no se iban a echar para atrás, lo cual les extrañó, pues por su experiencia ella sabía que la mayoría de las mujeres se arrepentían de dar a sus hijos en adopción una vez que éstos nacían.

Toda la operación les pareció más bien una transacción comercial, donde nadie podía retractarse. “Obviamente no dijo: ¿Quieren que les venda un bebé?”, apunta Polini en su libro. Incluso, después de que les dijera la exorbitante suma a la que ascendían todos los “gastos” (10 mil dólares), Francesca, quien por su origen italiano entendía más la cultura latina que su esposo, le preguntó que si no era ilegal darle dinero a las madres por sus hijos, él respondió diciendo que por supuesto que sí, pero que no era ilegal pagarles por el hospital o sus gastos médicos. “Claro que pueden optar por ofrecer un poco extra para ayudar a la madre directamente. Eso dependería completamente del nivel de generosidad que quieran mostrar a la mujer que ha cargado a su bebé sano durante 9 meses”, les comentó, según cuenta Francesca en su libro.

Sin embargo, “la alarma comenzó a sonar” cuando López añadió: “En unos años, pueden volver y yo me aseguro que duerma (la madre biológica) con el mismo hombre, para que sus hijos se parezcan”. “Esto no es adopción; es tráfico de infantes glorificado”, cuenta Polini que pensó. “Educadamente declinamos ordenar un bebé y seguimos nuestro camino”.

Otro abogado posteriormente les presentó a una mujer, supuestamente “suicida”, que les intentó vender a su hija a cambio de un carro y un departamento en la playa.

Sin embargo, la pareja no cayó en ninguna de estas trampas. Más tarde logró la adopción plena de su hija Gaia en Colima, por medio del DIF y otra institución que se dedicaba a ayudar a madres con sus embarazos. Considero importante subrayar que aun cuando Francesca Polini vivió esta triste experiencia, señaló que el sistema de adopciones mexicano es mucho más eficiente que el inglés.

Pero es evidente que las otras parejas irlandesas no tuvieron la misma suerte. Es posible que la sangre latina de Francesca le ayudara a entender la idiosincrasia mexicana, ya que ambos países gozan de una fama similar, además de que ella habla español, lo que la ayudaba a cruzar la barrera del idioma. 

Es posible entender entonces, salvo lo que resulte de las investigaciones, que las parejas extranjeras involucradas pueden ser también víctimas de este entramado tráfico de menores, que tiene sus raíces en las agencias de adopción estadounidenses involucradas, como Adoption Alliance, con quien Carlos López trabajaba, y que no han sido mencionadas. 

La agencia en cuestión, radicada en Denver, anunció el pasado 8 de diciembre que, después de 22 años, suspendería sus operaciones, por lo que no renovó su licencia, la cual venció en enero pasado. Señalaron que la razón por la que cerraban era por dificultades económicas, aunque reconocen que las regulaciones vigentes hacen más difíciles de concretar las adopciones internacionales.

La agencia, que en su página de internet anunciaba ser “sin fines de lucro”, para la cual Carlos López pedía 10 mil dólares como cobro de servicios, dejó de operar a finales de enero, y en su página de internet http://www.adoptall.org puede leerse una leyenda diciendo “Este sitio ha expirado, y no está más disponible”.

La suerte de esa agencia, presunta cómplice de Carlos López en la red de tráfico de menores, pudo haber efectivamente “expirado”, pero hasta que el interés de los legisladores sea la protección ¡real! y no sólo mediático por proteger la vida de las y los menores en estados como Colima, donde la débil legislación permitió que abogados como él concretaran este delito, esto seguirá ocurriendo. 

Porque no me explico cómo después de una cuestionada reforma constitucional para supuestamente proteger la vida desde el momento de la concepción, negando a las mujeres la posibilidad de decidir sobre su propio cuerpo en cualquier etapa del embarazo, el día de hoy nos enteremos del desinterés y posible complicidad de funcionarios al servicio del estado, de todos los niveles y grupos de poder, sobre el origen y destino de las mismas vidas por las cuales se rasgaron las vestiduras por proteger en el discurso público, lo que me hace confirmar, una vez más, que lo que realmente se sancionó en esas legislaciones es la libertad sexual y reproductiva de las mujeres, pues demuestran que, una vez que el producto está fuera del cuerpo, les importa poco su fin, en un alud de complicidades que van desde la hipocresía al desinterés, pasando por la ilegalidad.

¡Congruencia, señores y señoras!

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 7 de febrero de 2012 

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

De Sentido Común


De Sentido Común

Según informa el semanario Jalisciense, Conciencia Pública, en agosto de 2011 la Contraloría del Estado de Jalisco hizo pública la desaparición de 119 infantes que supuestamente estaban albergados en 23 de las casas hogar a las que auditó. A raíz de esto y la gran indignación popular que desató, se revelaron irregularidades en los trámites de adopción, que derivaron en una investigación oficial de una presunta red de tráfico infantil a nivel internacional, que la semana pasada culminó implicando a autoridades y abogados colimenses.

Rápidamente, tanto la presidenta del DIF Estatal, Alma Delia Arreola de Anguiano, como la procuradora Yolanda Verduzco Guzmán, se apresuraron a descartar que en Colima esté teniendo lugar este delito.
Por su parte, el gobernador Mario Anguiano Moreno fue más prudente al expresar que solicitaría información a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco (PGJE Jalisco), asegurando que la procuradora ya se encontraba trabajando en este caso con personal del DIF, aunque descartó que esta institución hubiera realizado trámites de adopción de niños a ciudadanos extranjeros.

Sin embargo, aun cuando los anteriormente señalados afirman desconocer el asunto, el presidente de la Fundación de Niños Robados y Desaparecidos (FIND), Juan Manuel Estrada Juárez, asevera que al menos Verduzco Guzmán miente cuando asegura que no existe ninguna denuncia ante esa dependencia por dicho delito, ya que él mismo se encargó de enviársela vía electrónica el miércoles pasado, ante la imposibilidad de contactarla telefónicamente; dicho envío, del cual cuenta con acuse de recibo, fue mandado asimismo al gobernador del estado, así como a todos los diputados locales.

De la entrevista que brindó Estrada Juárez a Diario de Colima se desprende la complicidad (o preocupante ineficiencia) de los Ministerios Públicos colimenses al no haber percibido dicha situación, luego de que se han revelado más de 100 adopciones ilegales en los últimos 10 años, a través de los representantes del despacho jurídico Carlos López y López y Asociados en Colima, los abogados Héctor Manuel Solís Zamora y Luis Humberto Alcántar.

En el aspecto estrictamente legal posiblemente Colima no haya actuado mal, pues aunque en el artículo 161 del Código de Procedimientos Civiles del Estado de Jalisco, que se refiere a las reglas para la fijación de la competencia, claramente se establece en la fracción VIII que “en los actos de jurisdicción voluntaria el de Primera Instancia del domicilio del que promueve, tratándose de adopciones lo será el de la residencia de quien se pretende adoptar…”, lo que supondría una serie de adopciones ilegales según las leyes jaliscienses; el Nuevo Código de Procedimientos Civiles para el Estado de Colima, en el mismo apartado, en su artículo VIII fija la competencia de este modo: “En los actos de jurisdicción voluntaria, el del domicilio del que promueve…”, lo que supondría entonces un problema de competencia entre ambas entidades, si es que quien promovió la adopción en Colima tenía previamente la tutela del menor, pero no forzosamente una irregularidad por parte de los funcionarios colimenses.

Sin embargo, aunque según las leyes locales las adopciones se hayan efectuado conforme a Derecho, llama la atención que el Ministerio Público, parte interesada según el Código Civil, no haya considerado extraño el número de adopciones realizadas a extranjeros por los abogados mencionados supralíneas. ¿De verdad no observaron un patrón ahí?, ¿o es que recibieron algún aliciente para no notarlo? ¿Dónde está la inclinación de las autoridades por velar los derechos del menor?

Después de que la PGJE de Jalisco aseguró a 10 infantes, entre los 2 y 8 meses de edad, se descubrió que por lo menos cuatro presentaban signos de haber sido abusados sexualmente. Mas, a pesar de lo atroz que suena, lo más importante para la procuradora, así como para la presidenta del DIF, fue el asegurar la imagen del estado. No sólo Verduzco Guzmán dijo no tener conocimiento del caso, aun cuando la denuncia ya había sido presentada por Juan Manuel Estrada Juárez, sino que además descartó que en Colima tuvieran lugar adopciones ilegales. ¿Qué acaso es tanta su confianza en sus subordinados que es capaz de meter las manos al fuego por ellos sin una investigación de por medio? ¿Qué acaso el puesto que ostenta no la obliga a averiguar aun a pesar de sus convicciones y/o sentimientos personales? O como mencionó Estrada Juárez: “¿Ya hay una indagatoria?, ni siquiera me han llamado para ratificar la denuncia que ya presenté, entonces supongo que tienen un súper sistema de investigación para resolver los asuntos en 2 días”.

Si la procuradora no hubiera recibido una información oficial de parte del procurador jalisciense, el escándalo nacional derivado de la gravedad del caso debió de haberla motivado a emprender medidas al respecto; todavía más, al recibir la denuncia por parte del presidente de FIND, debió de haberle dado trámite y comenzado una investigación inmediatamente, ya que su puesto no es el de cuidar la imagen de Colima en el exterior, sino el de garantizar la legalidad dentro del estado, así como investigar la posible implicación de la gente que de ella depende en el tráfico de menores. Como comentó Juan Manuel Estrada, “hay agente del Ministerio Público adscrita a los juzgados familiares que tiene responsabilidad por acción y omisión; no es posible que no se hayan dado cuenta de esas 100 adopciones con niños y madres de otros estados, eso no es de sentido común”.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 23 de enero de 2012

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Kórima


Kórima

EN una ocasión, mientras me entretenía viendo libros en lo que llegaba la hora de abordar mi vuelo en un aeropuerto internacional, observé uno que llevaba el logo de Starbucks titulado It’s not about the coffee (No se trata del café), que llamó poderosamente mi atención. Al leer la reseña del mismo, ésta decía que por supuesto que el café era importante, pero que el éxito de la marca se encontraba en todo lo que había detrás de la misma, no tanto en el producto en sí.

Inmediatamente hice la analogía a la situación que vivimos en México, recordando cuando mis amistades o conocidos me aseguraban que el problema de violencia que vive nuestro país se acabaría si se legalizaran las drogas. “El problema no son las drogas”, llegué a contestar.

Claro que la idea pasó por mi mente, honestamente, ¿quién no ha considerado la opción de legalizar los estupefacientes y brindar amnistía a los delincuentes para terminar con esta guerra? Tal vez y hasta serviría para sacar de la pobreza a un gran número de mexicanos y recapitalizar al gobierno con los impuestos derivados de su venta legal. Quizás nos haríamos un país rico con las exportaciones, volvería la paz a México y todos viviríamos por siempre felices. ¿O no? Parafraseando al libro de la marca de café: “No se trata de las drogas”.

El asunto de la despenalización de estupefacientes pudiera parecer la solución al infierno que actualmente vivimos, pero es tan sólo un espejismo, la salida falsa de un problema que tiene un trasfondo mucho más profundo y complicado, que tiene que ver con las diferencias sociales y económicas extremas que se viven en México, la corrupción, y la sed de poder, siendo éste el verdadero objetivo de quienes luchan en el otro bando de esta cruzada. 

También he escuchado que lo que faltan en México son valores, y hay quienes sugieren que un mayor acercamiento a Dios podría ser la respuesta, pero ¿cómo decirle a un desempleado que observa con impotencia el lujo con el que viven sus autoridades políticas y religiosas que todo se va a solucionar si actúa con bondad y tiene fe? ¿Cómo les explicamos a quienes ganan menos del salario mínimo, cuyas casas fueron destruidas por el huracán Jova, que lo que en verdad necesitan es ser buenos y honestos? ¿Cómo decirles a los rarámuris de la Sierra Tarahumara, desesperados por no poder darle de comer a sus hijos e hijas, que no se suiciden porque si lo hacen se irán al infierno, que es preferible morir de hambre y de frío? ¿Cómo pedirle a la gente que sea honesta, cuando día a día observa a los ricos y poderosos evadir la ley y salir impunes? Si el problema fueran los valores, no serían sólo los delincuentes quienes carecen de ellos.

Como sociedad, debemos de reconocer nuestra responsabilidad sobre lo que está sucediendo actualmente en el país. Como ciudadanos y ciudadanas mexicanas es imposible salir impunes, pues han sido nuestros actos –o nuestra falta de ellos– los que han permitido que las cosas se descompongan tanto. Al observar las injusticias de soslayo, al no hacer nada cuando vemos a un político enriqueciéndose a la sombra del poder, al pretender que somos mejor que alguien tan sólo por nuestro color de piel, nuestro género, nuestra cuenta en el banco, o nuestro código postal, al creer que alguien es superior tan sólo por ocupar un espacio público, al considerar que quien nos gobierna tiene poder absoluto sobre el pueblo, pero sobre todo, al creer con firme devoción que es necesario un líder para generar un cambio.

Sólo así se puede entender que en los últimos meses las prioridades en México hayan estado centradas en la telenovela electoral, donde los partidos se la han pasado aventándose carretadas de lodo entre ellos, sacándose sus trapitos al sol como el incremento de la deuda del estado de Coahuila en 434 por ciento y la de Zacatecas en 800 por ciento; o el cúmulo de irregularidades que encierra la Estela de Luz, monumento recién inaugurado por Felipe Calderón, cuyo costo subió de 393 millones a más de mil 35 millones de pesos, cuando el Colegio de Ingenieros Civiles asegura que debió de haber costado la mitad, todo esto mientras los y las indígenas rarámuris literalmente se lanzaban al vacío ante la desesperación de no poder alimentar a sus familias.

En un país en donde la pobreza extrema equivale al olvido y a la muerte; donde “los ricos” pueden golpear a sus empleados y ningunear a las autoridades pasando por encima de ellas sin que existan consecuencias legales, como el gentleman, o las ladies (o quizás deberíamos llamarlos “la gente bien”) de Polanco; donde las palabras “indio”, “asalariado” o “prole” son dichas en forma peyorativa, incluso por gente allegada a quienes pretenden gobernarnos; donde un jefe de brigada del programa Oportunidades se refiere negativamente de las mujeres indígenas a las que se supone está ayudando, comentando que “…no es lo suyo la higiene…”; donde los políticos encuentran en su función pública la forma de favorecerse a ellos mismos; donde la educación se encuentra reprobada, secuestrada por un sindicato inmoral; donde el sistema económico y político conducen a una estratificación casi cerrada, donde existe poca movilidad social que impide que los pobres dejen de serlo y los ricos cada vez lo sean más, parece incluso lógico que las consecuencias nos lleven a una realidad como la que estamos viviendo. 

No, el problema no son los estupefacientes. Si hay una droga que está envenenando a este país, ésta sería la distribución del poder, la voracidad de quienes lo tienen, la frustración de quienes carecen de él, y la indiferencia de quienes están en medio, quienes no han terminado de darse cuenta de la fuerza que representa la unidad, y la urgencia de su participación.

En rarámuri, la palabra kórima significa reciprocidad-obligatoriedad, es decir, la ayuda que todo rarámuri tiene derecho a solicitar de otro u otra. Es compartir, es el hecho de dar y recibir. El día de hoy los indígenas de la Sierra Tarahumara necesitan kórima para no ver morir de hambre a su familia. Para los que deseen ayudar, las cuentas para apoyar a la comunidad rarámuri de la Sierra Tarahumara son: Banamex: 419-7807-054 Clabe 002 180 0419 7807 054 4, y BBVBA Bancomer: 0044 6906 192 Clabe 012 580 0044 6906 1292 9.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 16 de enero de 2012

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Aquí o más allá?


¿Aquí o más allá?

LLEGÓ por fin el ominoso 2012, año que según algunas de las interpretaciones del calendario maya será el último de esta era y probablemente de la especie humana. Los seguidores de estas profecías han adelantado que pudiera tratarse de una catástrofe de consecuencias monumentales, desencadenada por algún fenómeno astronómico.
Se especulan muchas cosas: la llegada de un cometa, que algunos llaman Planeta X, Nibiru, Ajenjo o Hercólubus, que podría poner en riesgo la vida en la Tierra, ya sea porque chocaría contra ella o porque su gravedad afectaría nuestra corteza causando terremotos u otros eventos cataclísmicos; un incremento en la actividad del sol que produciría enormes erupciones que podrían alcanzar la atmósfera de la tierra; la inversión polar, que estaría acompañada de desastres naturales, además de la desaparición de la magnetosfera (una especie de escudo protector contra las llamaradas solares), por un periodo indeterminado de tiempo, lo cual nos dejaría a merced del caprichoso sol, que en una tormenta solar podría, desde freír las telecomunicaciones, hasta vaporizar la superficie terrestre; la alineación de la Tierra con el centro de la galaxia, lo que nos dejaría expuestos al agujero negro que habita en medio de ésta, el cual podría absorbernos o fundirnos con una emisión de rayos gamma, etcétera.
Hay además algunas otras teorías aún más radicales, como que los mayas, que ahora viven en Las Pléyades, regresarán para llevarnos a otra dimensión; que pasaremos de la tercera a la quinta y despertaremos como seres de luz; que tendremos contacto con seres extraterrestres y otras consecuencias más.
La realidad es que el mañana sigue siendo tan impredecible como hoy, y nadie sabe lo que realmente ocurrirá el 21 de diciembre de 2012, o el 15 de agosto, o el 3 de marzo, o cualquier fecha por venir, a excepción del 9 de julio próximo, donde puedo predecir que cumpliré años. El futuro es por antonomasia incierto y eso produce incertidumbre, lo que, acompañado con el miedo a lo desconocido y las teorías apocalípticas, puede causar una histeria colectiva conforme nos acerquemos al día citado.
El 21 de mayo del año pasado vivimos una probadita de lo que puede suceder cuando la gente se deja llevar por los autodenominados profetas que vaticinan el fin del mundo, cuando Harold Camping aseguró que en dicha fecha tendría lugar “el arrebato” mencionado en las escrituras bíblicas. Cientos de personas dejaron sus trabajos para seguir el llamado del “profeta” y difundir “el mensaje”, donando sus ahorros para quedarse tan sólo con el dinero necesario para vivir hasta la fecha anunciada. De más está decir que, cuando no pasó nada, hubo familias enteras desilusionadas que habían perdido hasta el último centavo de sus ahorros personales, en medio de una de las peores crisis económicas en los últimos 120 años.
Otras profecías anteriores, como la del 2Yk al acercarse el año 2000, que aseguraba una destrucción nuclear o un retroceso a la edad de las cavernas por un error de los programadores informáticos; o la de Nostradamus, que pronosticaba el fin de los tiempos para 2009, tampoco se cumplieron, dejándonos tan vivos como el día anterior, con la excepción de aquellos que, por diversas causas, iban muriendo.
Considero que la raza humana, al experimentar vidas finitas cortas, tiene una necesidad imperiosa por colocarle un final similar a la existencia global; sin embargo, me asombra que se relacione el Armagedón con diversas creencias religiosas, en lugar de poner atención a las costumbres y manías diarias que ya están disminuyendo la calidad de vida no sólo de la humanidad, sino de todos los que compartimos el espacio dentro de esta esfera azul. Problemas reales que sí pueden cambiar la vida como la conocemos, por lo menos para algunos países o sectores sociales. 
La contaminación del agua, del aire y del suelo, además de la sobreexplotación de los recursos naturales, ya están teniendo consecuencias importantes en algunas regiones del mundo. El incremento artificial en el calentamiento de la atmósfera ha contribuido a la aparición de fenómenos meteorológicos conocidos como El Niño o La Niña, causando sequías e inundaciones en diversas partes del mundo, con las consecuentes crisis agrícolas. El avance en las tecnologías ha llevado a algunas especies al borde de la extinción, como es el caso de las ballenas, las cuales son cazadas por su carne y para producir aceite; la avaricia de las compañías balleneras es tal que la desaparición de las mismas les tiene sin cuidado, al grado de no darles el tiempo suficiente para reproducirse, por miedo a que esto les represente costos económicos.
La sobreexplotación de los bosques para producir leña, muebles, o inclusive para crear espacio para la creciente demanda de vivienda, es también otro elemento que no hemos logrado ver a gran escala, donde los afectados no sólo son el medio ambiente, sino también los pobladores del área devastada; un ejemplo claro de eso es Haití, donde la tala de árboles llegó a tal extremo que al día de hoy este recurso está prácticamente agotado, provocando que este país esté a merced de los fenómenos naturales; en las palabras de Salvano Briceño, director venezolano de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (EIRD) de la ONU: “En Haití, los factores de riesgo aumentaron de tal forma que cualquier amenaza natural desencadena una catástrofe”. 
La naturaleza se encuentra amenazada, los daños provocados por el derrame petrolero en el Golfo de México por la empresa British Petroleum no se han terminado de cuantificar, mientras el mundo se encuentra cerca de una crisis energética por nuestra necesidad desmedida por consumir combustibles fósiles y el incesante incremento de la población.
Por si esto fuera poco, estamos estancados en una crisis económica de la cual los mejores analistas no tienen predicciones muy halagüeñas, pues mientras Estados Unidos es incapaz de recapitalizarse con un aumento en sus impuestos por la lucha entre republicanos y demócratas, la Unión Europea rechaza devaluar su moneda para combatir la inflación gracias a la creación (y mantenimiento) del euro, lo que desencadena consecuencias económicas en el resto del mundo. Además, las relaciones internacionales se encuentran tensas por las recientes amenazas que se han hecho entre Irán y Estados Unidos por el Estrecho de Ormuz. 
Lo anterior, sin dejar de tomar en cuenta el tenso momento electoral que estamos por vivir en un México en guerra contra la delincuencia organizada, me hace preguntarme si, en este 2012, nuestra mayor amenaza se encuentre en lo que podría acontecer más allá de los cielos.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 9 de enero de 2012

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Lo Que Queda del 2011


Lo Que Queda del 2011

A pesar de lo rápido que pasó este año, hubo muchos acontecimientos de suma importancia en él, tanto nacional, como internacionalmente. Quizás, incluso, la velocidad de su trayecto fue debido a que nuestra atención iba de un evento a otro sin parar; bien dicen que cuando más trabajo tenemos más rápido corre el tiempo. “Todo es relativo”, diría Einstein.

En este recorrido alrededor del sol testificamos terremotos, inundaciones, una amenaza nuclear en Japón, el asesinato de Osama bin Laden por militares estadounidenses, el anuncio del retiro definitivo de las tropas de este país de Irak; la muerte de Kim Jong II, dictador de Corea del Norte; la primavera árabe en Egipto que llevó a Hosni Mubarak a renunciar; el destronamiento y posterior linchamiento de Muamar Kadafi en Libia; la caída del mito económico europeo y el fiasco financiero de nuestro vecino del norte, e incluso una boda real, que acaparó los titulares de los medios informativos de todo el mundo, quienes difundieron las fotografías de la unión entre el príncipe William y Kate Middleton.

En México vivimos el recrudecimiento de la lucha contra el narcotráfico, con situaciones crueles e inhumanas como el incendio al Casino Royale a manos de la delincuencia organizada, enfrentamientos sangrientos en importantes ciudades del país como Guadalajara o Sinaloa; el anuncio del fracaso de la “guerra” emprendida por Felipe Calderón según un documento presentado a Los Pinos por Human Rights Watch, titulado: “Ni seguridad ni derechos: ejecuciones, desapariciones y tortura en la ‘guerra contra el narcotráfico’ de México”. Recibimos con asombro e incredulidad la noticia sobre la operación Rápido y furioso destinada supuestamente a descubrir redes de narcotráfico, que terminó con más de 800 armas a las cuales les habían perdido el rastro; más tarde en el año, se dio a conocer la noticia de que la DEA (Drug Enforcement Administration, por sus siglas en inglés) ha realizado operaciones de lavado de dinero en México, que, con la intención de descubrir las implicaciones de la delincuencia organizada, ha introducido efectivo en sus negocios. 

Pero por encima de todo, 2011 fue el año de los movimientos populares. Definitivamente impulsada por la difícil situación económica y derramamientos de sangre, la gente comenzó a agruparse para movilizarse con diferentes nombres. En Egipto, el movimiento juvenil denominado Abril 6 culminó con la caída del dictador Mubarak; en España surgieron los indignados, que en su nombre encerraban el sentimiento de impotencia que significa pertenecer al 99 por ciento de la población que había sido afectada por el 1 por ciento que detenta el poder político y económico. En Estados Unidos nació “Ocuppy Wall Street” (Ocupa Wall Street), mismo que fue reproducido por todo el país, e incluso otras naciones, con reclamos similares a los de los indignados.

En “el ombligo de la Luna”, Javier Sicilia lidera caravanas del “Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad” por el norte y el sur del país, movido por el asesinato de su hijo, Juanelo, a manos de la violencia generada por el narcotráfico. Destacan sus encuentros con el presidente Felipe Calderón, donde éste pidió perdón por las muertes que ha provocado esta “guerra”, mas no por haberla emprendido. En el segundo encuentro se le insinúa su carácter autoritario, mismo que él niega. También en este año, la periodista Carmen Aristegui fue despedida por supuestamente haber cuestionado un posible alcoholismo del mandatario, sin embargo, fue recontratada, después de una amplia e incuestionable irritación popular. 
Reza el dicho que “no hay mal que por bien no venga”, y hay otro que asegura que “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que los aguante”. La situación mundial que desde 2008 se ha venido agravando por la incertidumbre económica que representa la Unión Europea y la inestabilidad del mercado estadounidense, aunada a la escalada de violencia en Latinoamérica por la lucha por el control del crimen organizado, más la voracidad de algunos (¡muchos!) políticos que sólo ven en su puesto la oportunidad para enriquecerse, ha llevado a la gente a la necesidad de salir a las calles a exclamar un “¡ya basta!” definitivo y exigir justicia.

El año que se va definitivamente fue duro, estuvo cargado de eventos importantes difíciles de digerir, como las 52 personas fallecidas en el incendio del Casino Royale, o las narcofosas descubiertas en Tamaulipas; pero también de un hartazgo popular importante, que parece querer decir: “Yo soy el pueblo y ésta es mi voz”, salir y hacerla valer. La gente poco a poco parece ir entendiendo que unida no hay nada que no pueda lograr. Espero que no lo olvidemos pronto, y que dichos acontecimientos constituyan el principio de un auténtico despertar, que 2011 no haya pasado en vano. 

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 31 de diciembre de 2011

Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario