Mexicanos Invisibles II


Las siguientes entrevistas fueron realizadas en el marco de la Feria de Todos los Santos 2011, con motivo de la inauguración y posterior clausura de la exposición “Mexicanos Invisibles” de Sigi Pablo Pineda García.

Gran aceptación de la exposición fotográfica Mexicanos Invisibles

José Manuel Moreno, presidente de la Asociación Gente Pequeña de Colima, y el fotógrafo Sigi Pablo Pineda compartieron sus impresiones respecto a la exposición “Mexicanos Invisibles”, montada en la Feria de Todos los Santos.

Ambos calificaron como acertada la combinación de fotografías con muebles a gran escala presentes en la exposición, pues, afirman, se logró que la población se colocara en “los zapatos de la gente pequeña”.

Asimismo, comparten próximas actividades, encaminadas a sensibilizar a la sociedad y la dignificación de las personas pequeñas.
A continuación la entrevista completa:

Patricia Sánchez Espinosa (PSE): Muchísimas gracias José Manuel, Sigi, por esta entrevista, me gustaría que me platicaran cómo les ha ido con la exposición de Mexicanos Invisibles, sobre gente pequeña.

José Manuel Moreno (JMM): Pues estamos muy contentos, ha superado las expectativas que nos planteamos en un principio. Tenemos un auditorio muy variado, llegan niños, jóvenes, adultos. Y lo interesante de esto es que mucha de esta gente ha vuelto una segunda o tercera vez. El mensaje que queríamos hacer llegar, realmente llegó al corazón.

PSE: ¿Puedes decirnos, qué comentarios recibieron sobre la exposición?

Sigi Pablo Pineda (SPP): Han sido comentarios variados, tanto de gente que se acerca a nosotros a platicar, como los que nos han dejado en el libro; señalan que ha sido una grata sorpresa descubrir el mundo de la gente pequeña en las fotos y después experimentar los muebles grandes que tenemos, es ponerse en los pies de la gente pequeña, darse cuenta de las limitaciones a las que te puedes enfrentar cuando tienes una talla diferente a lo establecido.

PSE: Eso es algo que me sorprendió, es impactante ver los muebles, no es lo mismo ir a verlos y decir: “Son unos muebles grandotes”, a decir: “Ésta es la vida de alguien, ésta es la realidad para alguien”, eso te ayuda mucho a sensibilizarte.

JMM: Ése es el plus, porque no solamente queríamos que vieran fotos, sino que la gente pudiera interactuar, pudieran percibir la idea principal, que es que entiendas todo lo que existe y lo que gira alrededor de la gente pequeña, un sector que por mucho tiempo ha sido olvidado, segregado, objeto de burlas y discriminación.

Al poner estos muebles es ponerse un poco en los zapatos de la gente pequeña. Lo que la vida cotidiana presenta, cómo subirse a una silla, que algo para alguien de una talla estándar podría resultar algo normal, que hasta por inercia lo haces.

Uno como gente pequeña tiene que checar el entorno y hacer uso de la creatividad. La gente debe de entender eso, para que el día de mañana, cuando vayas a abrir tu boca para decir algo y burlarte de la gente pequeña, lo pienses dos veces y digas: “Ahora entiendo y me convierto en una mano amiga, en un facilitador tuyo para que de alguna manera en este mundo que no está hecho a tu medida puedas estar más adaptado”.

Estos muebles han cumplido con ese propósito, aunque algunos lo han tomado como “¡ay, la foto!”, pero está bien, es lo que llama la atención, pero a la vez crea conciencia. ¡Y vaya que no pusimos un mensaje! Pero no hace falta, porque la escala del objeto habla por sí sola.

PSE: Tú, Sigi Pablo, ¿cómo ves el impacto de los muebles dentro de la exposición?

SPP: Creo que fue la mejor combinación que se pudo haber hecho, porque una, te permite a través de las fotografías ver lo que es la gente pequeña y a través de los muebles experimentarlo, se convierte en una experiencia más completa, y le permite a la gente crear conciencia de una manera más lúdica de la problemática de la gente pequeña.

PSE: Tú, como una persona de talla estándar, ¿cómo lo percibiste?

SPP: Es increíble, es enfrentarte a decisiones de ¿cómo brinco?, ¿me apoyo en los brazos para subirme a una silla?, ¿cómo le hago?, que normalmente no lo pensamos, porque es un acto natural.

PSE: ¿Esto puede llegar a poner en peligro la vida de las personas pequeñas?

JMM: En algunos casos sí se complica. Yo tengo un plus, has de recordar que en el 87 me operaron, me hicieron un estiramiento. Crecí 16 centímetros, y quieras o no, sí es una ventaja, porque casi llego al promedio estándar de la altura de un ser humano, que es 1.60. Yo mido 1.40, tengo un poco más de posibilidades de estar, de moverme, de acceder, de desplazarme; aunque en sí la operación te deja secuelas.

Hablando de este tema, no recomiendo a una persona de talla baja que modifique su estructura, sólo por querer que tu hijo pequeño, que tu hija pequeña gane altura, no lo recomiendo.

PSE: ¿Por qué no lo recomiendas?, ¿por la incomodidad?, ¿o también por ese sentimiento de “mis papás no me aceptan como soy”?

JMM: Exactamente, tocaste dos puntos esenciales Paty, por un lado, si bien es doloroso y desgastante, traer algo clavado en tu pierna te expones a muchas cosas: dolor, te desangras; Además, ese sentimiento de decir: “bueno, por qué mis papás no me aceptan como soy”. Yo tenía 7 años, no reprocho nada a mis padres porque esto me llevó a tener muchas cosas en la vida, pero yo recomendarlo como tal a una persona sólo por ganar estatura, realmente no. Se aplica cuando hay problema de lesión de pierna, los huesos están desviados, en ese caso sí, pero por sólo ganar estatura es como decir: “Sabes qué, no te acepto tanto como eres, mejor quisiera que estuvieras con otra dimensión”.

PSE: Es el mensaje que le estás mandando a tu hijo, aunque sea con las mejores intenciones; no se hace por maldad, se hace por desconocimiento.

JMM: ¡Claro! Pero de todos modos resulta doloroso y las secuelas te quedan de por vida. Tus piernas quedan sensibles a cualquier cambio de temperatura; en cualquier caminata, si por la misma condición ya me dolían, los huesos que están modificados a propósito, pues te duelen más.

Regresando a tu pregunta original, en muchos casos me acuerdo que ponía en peligro mi vida, cuando no estaban mis papás y tenía que calentar algo en la estufa, tenía que subirme a una silla. Imagínate, agarrando aquella olla caliente, con la silla que se tambaleaba. Gracias a Dios nunca me pasó nada, pero en una de ésas se te resbala y te echas la olla encima, no tienes gente alrededor tuyo y es realmente complicado.

PSE: Debe de ser una impotencia muy grande, el saber que tú tienes que adaptarte al mundo que no está hecho para ti, en lugar de que el mundo se adapte a ti. ¿Es parte de lo que tú como presidente de la Asociación Gente Pequeña en Colima pides?

JMM: Así es, es parte del trabajo que estamos haciendo incluso a nivel nacional. Queremos que la gente que está del otro lado y que no lo vive, entienda las necesidades de la gente pequeña, con el objetivo de que el día de mañana nuestras autoridades consideren que se necesita también atenciones especiales, programas especiales en todos los sentidos.

Y una vez que comencemos a hacerlo, vamos a convertirnos en una sociedad más incluyente. Abrir caminos, sobre todo para los que vienen detrás, los niños. Que tengan una sociedad mejor.

PSE: ¿Cuál es el siguiente plan para la exposición?

SPP: Lo siguiente es moverla por el país. En cada estado que se visite, invitar a las autoridades para tratar de modificar la ley de discapacidad, para que la gente pequeña sea incluida; que es algo que reformó José Manuel aquí en Colima, pero que en los demás estados no existe.

La meta final es cambiar la ley a nivel nacional, pero eso quizás nos lleve 1 ó 2 años, en los cuales vamos a estar viajando con la exposición porque parte de la concientización de la gente tiene que ser la concientización de las autoridades, porque ellos son los que reforman las leyes.

PSE: ¿Se va a hacer alguna segunda parte para mostrar más gente pequeña, o ésta es la exposición en sí que se va a estar trasladando?

SPP: Por el momento, el recurso económico con el que contábamos se nos acabó; entonces, la fase de la toma de fotos la vamos a suspender, pero vamos a buscar un segundo apoyo para llegar a los estados que no se incluyeron dentro de esta primera exposición y hacer como producto final un libro sobre la gente pequeña del país.

PSE: Me imagino que ese libro ayudará a financiar la Asociación de Gente Pequeña.

JMM: Así es, no sólo proyectos de este tipo, sino para indagar en otras áreas como es la medicina. Algo que nos hace falta es tener un censo en todo el país, desgraciadamente el INEGI no tiene datos. Ni en el ISSSTE tienen una base de datos que te diga qué cantidad de nacimientos hay con enanismo, es decir, tener datos que nos permitan trabajar.

Proyectos como éste (exposición), el objetivo es que la gente se sensibilice y esto aporte para poder seguir trabajando y hacer proyectos en todas las esferas, ahora fue la cultura, el día de mañana puede ser la educación, la salud, el deporte; son muchas las áreas que nos falta trabajar.

PSE: Lo que a mí me gustó es que muestran la humanidad de la gente pequeña, no hay ninguna fotografía morbosa, ofensiva a la vista o que tenga la finalidad de herirte, sino que al contrario, son fotografías que te sensibilizan. ¿Fue intencional esto?

SPP: Sí, porque como el título lo dice: Mexicanos Invisibles, es darle presencia, rostro a un sector social que la gente no ha visto normalmente, o ni siquiera sabe de su existencia. Nos hemos encontrado con gente pequeña que nunca había visto a otra en su vida. El problema es la falta de organización nacional. Cuando comenzamos el proyecto sólo había tres asociaciones en el país: Colima, Jalisco y Distrito Federal. Parte de la labor de José Manuel fue contactarlos y convencerlos para que ellos pudieran contactar otra gente pequeña, para que nosotros pudiéramos visitar el estado y levantar las fotografías.

PSE: ¿Cómo fue que surgió tu idea de hacer una asociación y después de contactar a otras asociaciones en México?

JMM: Yo desde un principio, como persona de talla baja, he vivido todo lo que hemos platicado: la discriminación, los señalamientos, las burlas, la inaccesibilidad de muchos espacios. Cuando tú lo vives en carne propia nadie te puede contar la película, en esa tónica me dije: “José Manuel, te estás desarrollando en tu carrera, creciendo”; pero llegó un momento en el que, te voy a ser sincero, yo nunca había tenido contacto con gente pequeña hasta hace 4 años, y me di cuenta de cuál era la realidad.

Yo estaba viviendo bien, tengo una familia maravillosa, en mi vida personal todo estaba bien, y yo creía que todo mundo estaba así, que todos eran licenciados; pero cuando comienzo a tener contacto con otras personas pequeñas y comienzo a ver sus vidas, me doy cuenta de que era otra la realidad: familias desintegradas, gente escondida, gente que vivía en los chiqueros, entre puercos, porque el papá no quería que en el pueblo vieran que su hijo era pequeño.

Esas historias me tocan el corazón y me dije: “No puede ser, yo tengo que hacer algo, la vida me ha dado tanto, yo quiero devolverle algo a la vida”. Me acuerdo de una frase de la madre Teresa de Calcuta que dice: “El que no vive para servir, no sirve para vivir”.

Comencé a trabajar y poco a poco empezaron a salir personas, ha sido un trabajo de picar piedra. Muchos huyen, no quieren saber nada; es una labor de convencimiento, sobre todo con aquellas personas que han sido muy maltratadas, muy abusadas.

En estos 2 años hemos hecho un gran listado, no sólo de México, sino de otros países. Es una asociación que ha hecho mucho en muy poco tiempo, tenemos un objetivo muy claro: el seguir avanzando, tener presencia.

PSE: ¿Tú en qué trabajas, estás al 100 por ciento en la asociación?

JMM: No, la asociación es de carácter altruista, yo no recibo ningún sueldo de la asociación. Trabajo en la gestión social, trabajo en un Colegio, soy diseñador gráfico y soy conferencista, y de ahí me mantengo.

Por ejemplo, en este proyecto, ni Sigi ni yo ganamos nada, lo hacemos por amor, por servir, por contribuir; cada uno de nosotros tenemos nuestros trabajos.

PSE: Sigi, ¿qué fue lo que te movió para hacer este proyecto?, ¿cómo fue que te entusiasmaste al grado de no recibir un beneficio por ello, más que el gusto por hacerlo?

SPP: En 2009 llegó José Manuel a mi casa porque tenía la inquietud de hacer una página web de gente pequeña y me pidió ayuda para tomarle unas fotos, porque no tenía un presupuesto para hacer algo así.

Mi idea era exponer fotos de la gente pequeña de Colima, en diferentes alturas, que nos enfrentara a las personas de estatura estándar a las situaciones de la gente pequeña. Hacer algo visual y a la vez lúdico. Manuel se asustó porque me dijo que no tenía presupuesto para esto. Armamos el proyecto y buscamos financiamiento. El proyecto se volvió más ambicioso, hasta que se convirtió casi en un proyecto nacional.

El año pasado contábamos con ocho estados y terminamos con 16. Esto fue motivado también por la respuesta de la gente pequeña de otros estados. Decidimos que el dinero que recibimos de Conaculta, exprimirlo al máximo, poner nuestro tiempo; creo que logramos un proyecto muy padre que en otras circunstancias habría costado mucho dinero. La misma gente nos hospedó en sus casas, fue una experiencia humana increíble.

PSE: Imagino que creciste muchísimo como ser humano en este tiempo.

SPP: Sí, lo más increíble del proyecto fue la gente que nos recibió. En nuestra segunda visita a San Luis Potosí llegamos a las 11 de la noche y había 40 personas esperándonos en el lugar. Estaban tan entusiasmados, que eso mismo nos motivó a montar el estudio ahí mismo y comenzar a tomar fotos.

El proyecto para mí fue muy enriquecedor por la época en la que estamos viviendo, en la que hay tanta desconfianza hacia la gente, tanto miedo; haber vivido el lado humano de la sociedad, de los diferentes estados que visitamos, gente que lo poco que tenía nos lo estaba compartiendo. Fue espectacular.

PSE: Manuel, ¿qué es lo que le ha dado a Colima la reforma que hicieron en la Cámara de Diputados sobre la gente pequeña?

JMM: La gente pequeña puede acceder a los mismos derechos, oportunidades que la Ley de Discapacidad contempla. Es decir, si el día de mañana necesitan un espacio especial de estacionamiento, pues ya lo pueden tener, ya pueden hacer sus placas, tarjetones; pueden solicitar su credencial nacional de discapacidad, que eso te permite tener acceso a descuentos.

Resaltaría que ya hay una cultura de sensibilización hacia a nosotros; donde la gente pequeña dejó de ser los enanos, los diferentes y toda la clase de apodos que de repente te pueden poner; ya es gente como cualquiera, simplemente con una situación de una condición física diferente, con necesidades especiales.

No queremos que esos beneficios los tenga sólo Colima, por eso es que este proyecto irá más allá de una exposición fotográfica, para que llegue a las diferentes esferas del gobierno, para que nuestros legisladores tomen en cuenta estas necesidades, simplemente con un cambio, que es incluir tres palabras en la ley: ‘trastorno de talla baja’.

PSE: ¿Sólo está considerado en Colima?

JMM: Es el único estado que lo tiene por escrito. Pero la ley no puede ser para unos sí y para otros no. Buscamos que se cambie esto, como lo han hecho en otros países, y esto no es algo que yo me saqué de la manga.

PSE: ¿Inclusive tener una representación en el Congreso?

SPP: Eventualmente, el Congreso tiene que hacer una representatividad del sector, si en la población hay un 10 por ciento de discapacidad, también en el Congreso debería haber una representatividad de gente con discapacidad, así como debería de ser un 50 y 50 de representatividad de mujeres y hombres.

PSE: ¿Sin embargo, no hay quién los represente ante el Congreso?

SPP: Los ha habido, pero si estamos hablando de que hay 500 diputados, por lo menos unos 50 deberían tener alguna discapacidad, para ser realmente representativos de esta población.

JMM: Realmente sí queremos hacer conciencia. En otros países, por ejemplo, en Colombia, hablan de discapacidad y va implícita la gente pequeña. Tengo un amigo de allá que me comenta que cuando el gobierno va a llevar a cabo una reunión o un evento, la gente pequeña ya está incluida. A nosotros nos falta eso.

Ése es el primer paso, porque una vez que se nos integre a la gente con discapacidad se va a comenzar a reformar lo demás.

PSE: Son políticas diferentes las que se tienen que aplicar para personas con discapacidad. Antes de comenzar me contabas algo que quiero que quede registrado, que sucedió en un hospital.

JMM: En esta gira nos hemos encontrado con diferentes historias, una amiga me platicó que en una ocasión tuvo que someterse a una intervención quirúrgica, y como política del hospital le dijo la enfermera que, debido a las políticas, no podía nadie quedarse a ayudarla. Entonces mi amiga le dijo: “Oye, pero no estás viendo a qué altura me llega la cama, ¿cómo me voy a subir?”; y le contestó: “pues a ver cómo le haces, porque nuestras políticas no nos permiten que se quede alguien de planta”. Es ahí donde ves la cerrazón.

SPP: En Tabasco, un niño no lo dejaban entrar a la escuela y la mamá tuvo que interponer denuncia penal para que su hijo pudiera accesar a la educación pública, que es un derecho universal de los mexicanos. La mamá no lo podía llevar a otra escuela porque son de escasos recursos. Pues tuvo que pasarse mucho tiempo para demandar a la maestra y la dejara llevar a su hijo a una escuela pública.

PSE: Además, si a eso le añades que dentro de la misma discapacidad existen personas que tienen más ventajas que otras, como diferentes clases sociales.

SPP: Lo que hemos experimentado no es sólo la condición de que son pequeños, sino que de diferentes condiciones sociales, económicas y de salud. Son problemáticas en algunos muy agudas, en otros casos son más solventes y pueden enfrentar su problemática desde una posición económica mejor. Creo que finalmente al modificarse la ley, hablando de la gente pequeña, al estar incluidos, sin importar la condición económica, todos van a salir beneficiados

PSE: Ahora que comentaste eso, que puedan tener acceso a las condiciones de las personas discapacitadas, por ejemplo, las distancias que se recorren en el aeropuerto, a mí se me hacen extenuantes, o sea para una persona con talla pequeña se duplican o se triplican.

JMM: Así es, para allá va nuestro trabajo, en formar esa cultura de sensibilización y que no se tenga que mostrar, sacar algún comprobante, dar una explicación para que te puedan autorizar ese apoyo, sino que de entrada la gente, por el simple hecho de que “soy sensible y veo que eres pequeño, no me tienes que decir nada, ahí te va”. Eso es lo que buscamos.

Pero esto es un trabajo que requiere mucha paciencia y que apenas estamos en la punta del iceberg, falta mucho por hacer, lo importante es que las aguas se están moviendo.

PSE: Pues muchísimas gracias a ambos, muchísimas felicidades por esta iniciativa que están teniendo. Muchísimo éxito también. ¿Algo que quieran agregar?

JMM: Agradecerte Paty, que seas parte de esto, que nos hayas acompañado, eres una gran amiga, te aprecio a ti y a tu familia. Te agradezco por darnos la oportunidad de compartir esto con los demás, y sobre todo, por sumarte para que este proyecto de gente pequeña sea un proyecto más amplio, que el día de mañana podamos tener una sociedad incluyente y un mundo mejor para la gente pequeña.

PSE: Muchísimas gracias. ¿Sigi?

SPP: Agradecerte todo el tiempo que nos has dedicado, e invitarte a ti y a tus lectores a seguir el avance de esta exposición, y esperemos pronto poder hablarte y presentarte alguna noticia buena.

PSE: Ojalá así sea. Muchas Gracias.

Esta entrevista fue publicada el 13 de noviembre de 2011 en Diario de Colima

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s