La Niñez, el Futuro de México


LA Semana Santa, en la tradición cristiana, originalmente se dedicaba a la penitencia o a la reflexión. Actualmente, fuera de las películas que hablan sobre la pasión del Cristo y algunos cuantos tradicionalistas, los días santos son dedicados a vacacionar, y a darse un merecido descanso de las actividades de la rutina diaria. Pero como todo en la vida, el tiempo vacacional tiene un fin, y tras la cruda consecuente al exceso de alcohol, comida, sol y desveladas, viene la realidad del México al que pusimos en pausa por un momento, lo cual, aunado a lo que gastamos y a lo que pospusimos, logra hacernos cumplir con el propósito de reflexionar.

A pocas horas de que terminen mis días de asueto, no puedo dejar de pensar en el país al que decidí soslayar por unos días. ¿Qué cambió? ¿Qué nuevas barbaridades sucedieron mientras miraba para otro lado? ¿Qué sigue? Y mientras pensaba en esto, no pude evitar ver un anuncio que publicitaba el Día del Niño, el cual se celebrará el próximo sábado, lo que por supuesto creó un caos en mi ya precalentada materia gris.

Primero que nada, no pude evitar sentir una cierta incomodidad al leer “Día del Niño” por todos lados, con unas pocas excepciones donde se mencionaba a las niñas, lo cual me generó una cierta confusión, al no entender si entonces las niñas estaban incluidas en todas las actividades, o tan sólo en aquellas en las que se les mencionaba particularmente, como en el del Congreso Infantil de Diputadas y Diputados por un Día, pero no en el Festejo para Niños en la Granja del DIF, ambos organizados por la presidenta del DIF y Voluntariado estatal de Colima, Alma Delia Arreola Anguiano. Por supuesto que esto pudiera deberse a que no se ha logrado explicar la necesidad de un lenguaje incluyente, y no a una deliberada intención de discriminación; más adelante me referiré a la importancia de lo que planteo.

Es ya un cliché el escuchar que los niños son el futuro de México (ése es el clisé, no es que haya omitido a las niñas en un Reductio ad absurdum), pero con lo que las y los adultos estamos construyendo actualmente, ¿cuál es el futuro que les espera?

Recientemente Arturo Menchaca Rocha, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), dijo durante su conferencia “La Ciencia en México”, impartida en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), que “el Sistema Educativo Nacional está caduco y responde a una estructura social de hace cuatro décadas” (El Informador, 17 de marzo de 2011). Por otro lado, la educación está secuestrada por un sindicato que lucha por la autoindulgencia más que la exigencia, y en fungir como una fuerza mercenaria a la que los candidatos a elección popular tienen que recurrir para garantizar su triunfo comicial, pero no para mejorar el nivel educativo que haría que los estudiantes desarrollaran un pensamiento crítico que los llevase a cuestionar los problemas medulares que han contribuido a la situación actual del país. ¿Se imaginan si así fuera? Casi puedo oír a Elba Esther Gordillo gritando: “¡Dios nos libre!”.

Si algo me ha quedado claro en todos los análisis y contraanálisis que he intentado hacer sobre el acontecer mexicano, es que la educación es la base, tanto del problema como de la solución. No es coincidencia entonces que en este rubro México figure en el último lugar de los 33 países que integran la OCDE, y el número 48 de los 65 participantes del “Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes 2009”. ¿Cuál va a ser el futuro de estas niñas y niños una vez que se enfrenten a la competencia laboral? ¿Así es como estamos cimentando el futuro de México?

Claro que estos datos son de las y los niños y adolescentes que acuden a la escuela, pero también están aquellos que desertan de las aulas, o incluso aquellas (el género importa) a las que no se les permite estudiar. Según el INEA, en el periodo 2008-2009, 700 mil niñas y niños de primaria y secundaria abandonaron sus estudios, primordialmente por cuestiones económicas (Correo de Guanajuato, 27 de enero de 2010), algunos de los cuales no se integrarán a la comunidad laboral y pasarán a engrosar los porcentajes de los ninis. ¿Cómo estamos resolviendo este problema? ¿O deberíamos de enviar a aquellos que recién dejaron la niñez a formar parte de las filas del Ejército Mexicano, como sugirió César Horacio Duarte Jáquez, quizás para que por lo menos sirvan para ser asesinados en nombre de la nación?

Por otro lado, aun cuando creemos vivir en la edad moderna, en donde la educación debiera de ser igual para hombres y mujeres, hay niñas a quienes no se les permite ir a estudiar, ya sea por miedo a que abusen de ellas en las escuelas, por temor a que sean violadas en los caminos rurales que conducen a los centros educativos, o incluso a la creencia de que las mujeres deben de quedarse en casa para aprender a atender a los hombres. Como dije anteriormente, el género importa, por lo que se vuelve imperativo que en el lenguaje oficial se incluya siempre y sin excepciones a las niñas, además de los niños, cuando se habla de la niñez.

Estoy de acuerdo en celebrar a la infancia, y a recuperar a la niña o al niño que llevamos dentro, pero considero también que debiéramos ser más consistentes con nuestros actos, preocupándonos no tan sólo por preparar un festival, u ocupándonos de que nuestros hijas e hijos cuenten con educación de calidad, ignorando al resto de la población, sino trabajando para forjar un futuro más prometedor para ellas y ellos, tengamos o no hijas o hijos. Reclamando por que se les haga justicia a las niñas y niños que perecieron en el incendio de la guardería ABC en Sonora, sin importar lo encumbrada que pueda estar la persona responsable de las anomalías que permitieron tal desgracia; quitándonos la venda de los ojos para ver a esa niña o niño que nos pide dinero en el cruce de las calles, y buscar a las madres o padres que generalmente los explotan mientras esperan a la sombra en una esquina o en los camellones, denunciándolos ante el DIF del municipio que corresponda.

Reconociendo la prostitución infantil en nuestros estados y ayudando a promover campañas para castigar y eventualmente erradicar este despreciable delito. Subiendo la edad legal de las y los niños para consentir en el sexo, ya que hay estados de la República Mexicana que consideran que las niñas de 12 años son lo suficientemente maduras como para tener relaciones sexuales. En Colima la edad legal se fija en los 14 años. Quien tenga hijas o hijos de esta edad pregúntense: ¿Qué tanto saben sobre salud sexual? Dejando la moralidad a un lado, ¿están listas o listos para comenzar a practicar la sexualidad con responsabilidad?

La niñez en estos tiempos que vive México debe de ser una etapa difícil para todos aquellos que no tuvieron la dicha de nacer en una familia acomodada, donde la vida para ellas y ellos está lejos de ser color de rosa. Hay muchos puntos en este tema que por falta de espacio dejo en el tintero, pero creo que la idea es evidente, antes de celebrar a esas personitas que tanta ternura nos causan, preguntémonos: más allá de este día, ¿qué estoy haciendo por garantizarles un mundo mejor? ¿Cómo estoy contribuyendo para el futuro de México?

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 25 de abril de 2011.

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Desigualdad Social y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Niñez, el Futuro de México

  1. daniela dijo:

    buuuuuuuu…….. me aburre leer
    alguien lee x mi🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s