La Bandera Adecuada


COMO ciudadana de Colima me encuentro preocupada por el nivel que están tomando las políticas del estado; mas como mujer, me siento indignada por la insensibilidad mostrada por el gobierno encabezado por Mario Anguiano, que sugiere ya un desprecio disfrazado de indiferencia.
Parece imposible, increíble en realidad, que los asaltos culminados en violaciones tumultuarias hayan sido invisibilizados, intencional o inintencionalmente, por la rusticidad del mandatario colimote y su iniciativa de los chelódromos. Por más que reflexiono, leo las razones de las autoridades y algunos seudolíderes empresariales y juveniles, y a pesar de que uno de mis propósitos de año nuevo es el de buscarle a todo su lado positivo, no logro entender, mucho menos justificar, cómo pudieron derivar unos actos tan viles como las violaciones en la instalación de terrenos consagrados al dios Baco.
Yendo más profundo, pudiera incluso asegurar que a nuestro gobernante jamás le importó la seguridad de las mujeres de Colima, pues aun cuando él tenía el conocimiento de que se estaban perpetrando tales delitos con tintes de género, no tomó ningún tipo de medida, ni para atrapar a los criminales, ni para prevenir a la población que seguía visitando las brechas no solamente a tomar, sino a realizar actividades varias (pues aunque Mario no lo crea, no todos “los jóvenes”, a quienes ha tomado como bandera para su proyecto, tienen el alcohol como prioridad), en un desconocimiento total del peligro en el que se encontraban.
No conozco las razones de Anguiano Moreno para no informar a la sociedad, que se enteró de lo que estaba sucediendo gracias a la labor informativa de DIARIO DE COLIMA; podría ser que no quería que los colimenses se dieran cuenta de esta nueva modalidad del crimen –que aunque no se le vincula a la delincuencia organizada, ya tenía un cierto tipo de orden establecido–, que realmente no le sorprendiera el escalamiento de la violencia contra la población, que no le hayan informado, o que no lo considerara relevante debido a que “sólo cuatro” de las 12 mujeres violadas acudieron a denunciar el delito, como si una no hubiera sido demasiado.
Todas las razones son malas, la primera me recuerda un comentario de Human Rigths Watch (HRW) a El Universal del viernes pasado, en relación a los migrantes, a propósito del argumento mexicano de que los delitos cometidos contra éstos tienen su origen en países centroamericanos. José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, comentó: “Es tan poco constructivo y hasta cierto punto tan infantil la calidad del debate a nivel de México y de los gobiernos centroamericanos, cuando lo importante no es intentar lavarse las manos, tratar de deslindar responsabilidades… lo importante es enfrentar esta situación”. ¡Amén!
Mas cualquiera que hubiera sido la razón por la cual no lo informó, peor todavía fue su respuesta, pues en lugar de tomar medidas para capturar a los encapuchados, aprovechó tales vilezas para abanderar su causa de “espacios de convivencia segura”, convirtiendo algunos terrenos en diversos puntos de la zona conurbada en cantinas, soslayando la importancia de brindar justicia y verdadera seguridad a las y los habitantes de Colima. Pero lo que considero aún peor que esta medida fue la falta de sensibilidad que mostró ante el hecho de los ultrajes, los cuales, hasta este momento y para él, parecieran no haber existido.
¿Se habrá puesto a considerar Mario el mensaje que sus acciones mandan a las colimotas? ¿Evaluaría las consecuencias que en la mentalidad de “los jóvenes” (es curioso cómo etiquetó a toda la juventud del estado en esta sencilla palabra) tendrán los chelódromos? Incluso, cayendo conscientemente en el vicio de valorar a una mujer por su relación con algún hombre, ¿habría sido la reacción de Anguiano Moreno diferente si se hubiese tratado de alguna de sus consanguíneas?
¿Dónde se encuentran los delincuentes que estuvieron cometiendo por casi 15 días los asaltos y las violaciones? ¿En dónde las medidas resarcitorias para las víctimas?, ¿dónde los programas de apoyo para las mujeres ultrajadas? Por el momento, las acciones criminales vividas parecen haber detonado en Mario la prioridad por garantizarles a “los jóvenes” su derecho a emborracharse, mas no a gozar de un espacio seguro, ni tampoco el de contar con ayuda, tanto médica como psicológica, para trascender de eternas víctimas a dignas sobrevivientes. Por el momento no hay nada, tan sólo la firme voluntad del mandatario a promover el alcoholismo entre la juventud, contribuyendo con ello al fenómeno de masculinización de la sociedad, que inevitablemente derivará en una mayor violencia al género femenino.
Sin embargo, no es tarde para que Mario Anguiano revalúe las prioridades de esta entidad, y dirija los esfuerzos y recursos a enarbolar una bandera que derive en resultados positivos a largo plazo. Que muestre el conocimiento de género que dice tener y supuestamente existe en su administración, y recuerde, ante todo, que aunque es posible que la violencia experimentada en nuestro Colima sea el reflejo de una escalada nacional, le corresponde a él resolver lo que aquí acontece. Nunca es tarde para implementar la ley.

Esta columna fue publicada el 24 de enero de 2011 en Diario de Colima y puede ser vista en el siguiente link: http://www.diariodecolima.com/hemeroteca/antercola.php?c=8563

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Alcoholismo, Chelódromos, machismo, Mujeres, Políticas Públicas, violencia de género y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s