Hechos Indignantes


DIARIO DE COLIMA condena el asesinato
del exgobernador de Colima, Jesús Silverio Cavazos Ceballos,
así como el del doctor Mario Eduardo Robles Gil Bernal,
exigiendo justicia para ambos

EL día de ayer, 21 de noviembre de 2010, ocurrieron dos hechos trágicos que quedarán marcados para siempre en la memoria de este estado amante de la paz y la responsabilidad de cuya seguridad recae directamente en el gobernador Mario Anguiano Moreno y el procurador Arturo Díaz Rivera.
El primero sucedió aproximadamente a las 10:50 de la mañana, cuando tres sicarios pasaban frente a la casa del exgobernador Jesús Silverio Cavazos Ceballos, a bordo de una camioneta Jeep Patriot y acribillaron al exmandatario mientras éste platicaba con el secretario de Fomento Económico, Rafael Gutiérrez Villalobos, ultimándolo de tres balazos. La camioneta en cuestión contaba con reporte de robo en el estado de Querétaro y tenía placas sobrepuestas de Michoacán.
El segundo hecho ocurrió horas más tarde y como consecuencia del primero, cuando unos oficiales de la Policía Estatal Preventiva, instalados en un retén tras el asesinato del exgobernador, dispararon contra el auto donde viajaban el oftalmólogo Mario Eduardo Robles Gil Bernal y su hijo, supuestamente porque éste actuó de forma “sospechosa”. Desafortunadamente, el médico falleció a consecuencia de un disparo en la cabeza.
Tales hechos son igualmente repudiables, pues aun cuando el primero tenga una mayor repercusión por la investidura que el fallecido una vez portó, las vidas de ambos eran valiosas y fueron segadas por el pésimo sistema de seguridad que tenemos en Colima, donde no se captura a los responsables, pero sí se amedrenta y ultima a los inocentes.
Apenas la semana pasada en esta misma columna me referí a la denuncia pública de Leticia de la Mora Ramírez de Castañeda, quien había sido hostigada por elementos de la Policía Estatal, debido a una llamada anónima a la que los uniformados atendieron sin antes investigarla, como es su deber, interceptando a la señora, a quien le apuntaron a la cabeza sus armas de grueso calibre, poniendo en riesgo su vida.
Hoy comprobamos que tal referencia no era una exageración, pues una persona que nada tenía que ver con el atentado en el que falleció Cavazos Ceballos, un hombre de bien, con 30 años laborando en el ISSSTE y a punto de jubilarse, fue asesinada por los mismos oficiales que debían protegerlo, por haber mostrado lo que ellos llamaron una conducta “sospechosa”.
¿Qué será una “conducta sospechosa” para los oficiales de la Policía Estatal Preventiva? Según lo dicho por el gobernador Anguiano Moreno en la rueda de prensa que dio ayer, el doctor al encontrarse con el operativo, se asusta y realiza una “…serie de movimientos que hacen que los elementos de la Policía Estatal Preventiva consideren que eran parte de los delincuentes y entonces le disparan…”. Pregunto: Si los agentes consideraron al vehículo como sospechoso, ¿no era su labor detenerlo para investigar quién lo conducía y si esta persona tenía algo que ver con el homicidio? ¿O es que acaso se está implementando la consigna de “primero disparo y después viriguo”?
Por supuesto que la noticia del asesinato de Silverio Cavazos desestabilizó a la sociedad de Colima. Claro que los ánimos de los policías estaban alterados. Evidentemente, se quería dar con los culpables, pero no hay nada que explique ni justifique el homicidio del doctor Robles Gil por parte de la PEP, lo cual únicamente comprueba el estado de indefensión en el que estamos los colimenses, atemorizados por los narcos, acosados por los delincuentes y deshumanizados por los elementos de seguridad pública, para quienes parecemos ser tan sólo “daños colaterales” o “carne de cañón”. Los policías involucrados en este asesinato deben ser juzgados conforme a la ley, pero también se amerita asegurarnos de que este tipo de aberraciones no vuelva a suceder, exigiendo la renuncia del director de la PEP, Héctor Bautista, quien como tal no ha dado resultados positivos a nuestra entidad.
El nivel de violencia en Colima se ha vuelto insoportable, no sólo porque no estábamos acostumbrados a ella, sino porque proporcionalmente somos de los estados en donde más actos violentos hay. El gobierno estatal no puede ya continuar con el discurso de que esos hechos son producto de una situación que afecta a todo el país, ni decir tampoco que son sucesos originados en otros estados que migran a éste, pues Silverio Cavazos era oriundo de Colima, así como sus intereses, por lo que el gobernador debe reconocer de una vez por todas la gravedad de la situación por la que atraviesa la entidad, e implementar medidas específicas para combatirla y para proteger a sus gobernados, quienes no queremos ser víctimas de los delincuentes ni de los protectores del orden.
Es inconcebible que tengan que ocurrir desgracias como éstas para que el mandatario admita el “difícil” momento por el que atravesamos y se proponga trabajar en las “decisiones trascendentes” que deben de tomarse. ¡Quince días dijo que le iba a llevar tomarlas! Si le requería tan poco tiempo, ¿por qué entonces no lo hizo antes?

Postscriptum: Debido a la poca información que hay sobre el asesinato de Silverio Cavazos, y el impacto que tiene para Colima, prefiero no especular sobre el caso, razón por la cual reservo mi opinión para la siguiente ocasión, cuando exista algo más de luz al respecto, aunque manifiesto desde ahora mi repudio total al acto y me uno a la voz de los colimenses que exigen el esclarecimiento de los hechos.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 22 de noviembre de 2010 y puede ser vista en este link: http://www.diariodecolima.com/newpage/antercola.php?c=7884

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Magnicidio, Narcotráfico, Políticas Públicas, Silverio Cavazos, Violencia y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s