No en mi nombre


¿SERÁ cierto aquel dicho que afirma que cada pueblo tiene el gobierno que se merece? ¿Será el gobierno de Colima un reflejo de los colimenses? ¿Son efectivamente los diputados locales los representantes de las mayorías? Me siento inmediatamente inclinada a decir que no, que actualmente vivimos en un estado autoritario muy parecido a aquel que teníamos en tiempos no tan remotos, donde el PRI regía con absoluto poder e impunidad; donde el mandatario, ya fuera del país o de un estado, era la máxima figura pública y no se podía tocar su investidura ni con el pétalo de una rosa, mucho menos con la tinta de una rotativa.
Instintivamente, me niego a creer que las y los colimenses nos merezcamos tener un gobierno que nos roba, que no transparenta las cuentas públicas, que protege a una administración que dejó a Colima en la ruina económica, al grado de sacrificar su propia imagen pública; que ataca a los medios de comunicación libres; que utiliza a seudoperiodistas para atacar a aquellos que le son incómodos a sus intereses, que avasalla a las minorías, y varios etcéteras que se vuelven cada vez más vergonzantes.
Rehúso creer que los colimenses seamos así: ladinos, cínicos, mentirosos, montoneros, hipócritas, interesados, cobardes, lambiscones y varios adjetivos más que van en la misma línea. Sigo considerando que los colimenses en su generalidad somos gente honesta, que en nada nos parecemos a algunos de los legisladores que dicen representar nuestros intereses. ¿Es interés nuestro que nos roben? ¿Habrá algún extraño placer en ser desfalcados una y otra vez? ¿En ser asaltados por un Congreso que se esconde a sabiendas de su indigno proceder? Sinceramente no lo creo. Como mencioné antes, mi primer pensamiento es que no, que los colimenses no nos merecemos eso, pero reflexionando un poco, quizás en realidad sí lo merecemos.
Reza el dicho que el valiente vive hasta que el cobarde quiere, pero en Colima no hemos sido capaces de unirnos para hacernos respetar, es por eso que las autoridades y los representantes populares siguen abusando de nosotros a pesar de vivir a nuestras costillas, porque no nos hemos sabido unir como pueblo para demostrarles la fuerza de la unidad social, porque han triunfado en sus mecanismos dinosáuricos de infundir temor en el ciudadano común; porque les han resultado sus métodos para polarizar a la sociedad en partidos políticos, dividiendo a la sociedad entre “nosotros” y los “otros”, deshumanizándonos a tal grado que entre hermanos se festina la desgracia del “otro”. Porque nos han educado en el odio, la envidia y las rencillas, para ser un pueblo desunido, o lo que es lo mismo, un pueblo débil.
Tan conscientes están de la fuerza de la ciudadanía cuando se une en una misma causa que hace 1 semana, viendo la antipatía de la gente al cobro de la tenencia, los diputados del PRI dieron un albazo donde aprobaron este injusto impuesto. Como auténticos bandidos, en montón y a escondidas, violaron la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Colima en sus artículos 75, 76 y 109, para aprobar un gravamen que al día de hoy se vuelve urgente por el estado en que la administración pasada dejó las arcas públicas, pero sin esclarecer el destino de dichos recursos ni fincar las debidas responsabilidades. Es decir: nos robaron y, para cubrirse, nos vuelven a robar.
Sin embargo, a los colimenses nos quedan opciones que evidentemente implicarían que todos nos involucremos, no que dejemos recaer esa responsabilidad en los políticos de oposición o en unos cuantos, pues de esta forma estaríamos una vez más pavimentando el camino hacia el fracaso. Podríamos emprender métodos de resistencia pacífica o de desobediencia civil, como marchas y plantones; incluso podríamos manejar algunos kilómetros hasta el estado de Querétaro, donde ya se suprimió el cobro de la tenencia, para sacar allá las placas, en un intento de darles una lección a nuestros legisladores oficialistas, y demostrarles que no se pueden pasar de listos con las y los colimenses, pues ya estamos hartos de que en su descaro pasen por encima de nuestros derechos.
Podríamos así enseñarles no sólo en dónde debe de residir su lealtad, sino también educación cívica elemental, pues no contentos con haber realizado el albazo, los diputados oficialistas, con el valor que les otorga el saberse parte de un grupo numeroso, arrancaron una lona a los legisladores disidentes, donde se manifestaban en contra del multicitado impuesto.
Parece inverosímil, aunque tristemente congruente con lo que se ha convertido el PRI desde el gobierno de Silverio Cavazos Ceballos, que los que dicen hablar en nombre de los colimenses hostiguen, al más puro estilo del bullying escolar, a aquellos que no comparten su opinión o postura. Diputados tricolores y gente que había acarreado el PRI que invadió el pleno arrancaron una manta de protesta a los legisladores de oposición, revelando con este acto su verdadera naturaleza, además de su desprecio hacia las y los colimenses, pues la lona que los tribunos disidentes cargaban era el sentir de una gran mayoría de la ciudadanía. ¿Podemos creerles ahora cuando dicen que defienden la libertad de expresión, cuando en el mismo sitio en donde deberían protegerla la coartan?
En lo particular, me niego a formar parte de un sistema corrupto que no se respeta ni a sí mismo, me niego a pagar un impuesto injusto para cubrir el desorden que dejó la administración pasada si no se transparentan las cuentas públicas. En resumen, me niego a que los actos de este gobierno se hagan en mi nombre.
No al placazo, al DAP y a la tenencia si no se aclaran las cuentas públicas.

Esta columna fue publicada en Diario de Colima el 25 de octubre de 2010, y puede verse en el siguiente link: http://www.diariodecolima.com/newpage/antercola.php?c=7576

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s