Bajo la máscara


CUANDO hay carencias o dificultades es que la gente muestra su verdadera esencia. Gracias a las circunstancias que estamos viviendo actualmente, en el caso específico de la conservación y creación de impuestos injustos como el de la tenencia, inconstitucionales como el del Derecho al Alumbrado Público (DAP) y arbitrarios como el del reemplacamiento vehicular, las y los colimenses hemos tenido la oportunidad de ver las cualidades y defectos que construyen la verdadera personalidad de los individuos a quienes confiamos el manejo de nuestro estado.
De esa forma, vemos a un activo y entregado Nicolás Contreras Cortés, liderando a la sociedad colimense e instándola a despertar de su modorra para manifestarse a favor de sus derechos, emprendiendo una campaña en contra del pago de la tenencia, el DAP y el reemplacamiento, debido a que las y los tributarios no ven reflejadas las contribuciones que hacen en su calidad de vida.
Nicolás Contreras Cortés, diputado local de Colima por el Partido Nueva Alianza, es uno de los escasos legisladores del Congreso del Estado que ha usado su voz y su voto para responder por los intereses del pueblo antes que por los personales o los de un pequeño grupo o partido político, lo que evidentemente le ha granjeado no sólo numerosos enemigos, sino un bloqueo en el Congreso estatal a las propuestas que él genera.
Por otro lado, vemos también a un secretario general de Gobierno, Jesús Orozco Alfaro, que, tras un gesto que hemos visto cambiar y endurecerse con el tiempo –al igual que sus filiaciones políticas–, hace uso de su puesto y cercanía con el gobernador Mario Anguiano Moreno para amenazar a los alcaldes panistas con no entregarles el porcentaje correspondiente de la tenencia si la fracción de este partido no apoya el cobro de dicho gravamen, así como el correspondiente al reemplacamiento vehicular, para el año próximo. Jesús Orozco, o Chucho como lo llaman algunos, es un político de antaño acostumbrado a la vieja usanza, que sabe la importancia de la negociación para lograr acuerdos, aunque su formación jurásica continuamente le hace olvidar que no es lo mismo la negociación que las amenazas, pues aunque con las segundas se puedan obtener resultados inmediatos, la gente está ya harta de que se le someta, ya que el México de hoy no es el mismo al de su etapa mesozoica, donde los dinosaurios regían el país.
El mandatario Mario Anguiano Moreno es otro personaje que como serpiente ha ido mudando de piel para dejarnos ver lo que en realidad había tras la faceta suave y tímida del hombre de Tinajas, cuyo origen humilde le permitió acercarse a las y los ciudadanos promedio de Colima, que se identificaron con él y la promesa de la imagen que les vendió, sobre el trabajo duro y honesto que asegura el éxito.
El viernes pasado, el gobernador desmintió que su secretario general de Gobierno haya hecho el mencionado chantaje, tal cual lo aseguró el presidente del PAN, Raymundo González Saldaña; pero al mismo tiempo manifestó que si hay un ayuntamiento que considere que no es necesario el cobro de la tenencia, “quiere decir que tiene las posibilidades de llegar a cumplir los compromisos con las fuentes de ingresos normales que tiene”; tal declaración sugiere que o bien Chucho Orozco sí realizó la supuesta amenaza, o que para el mandatario tales “chantajes” se han normalizado tanto que ya no los reconoce como tales.
Mario Anguiano también aprovechó para lanzarle una pregunta al dirigente panista, pidiéndole que les explique a los presidentes municipales de dónde pueden sacar los ingresos para cumplimentar sus compromisos, añadiendo que “ojalá tenga los elementos para que se lo (sic) pueda explicar”.
Las dudas que a mí me surgen son: ¿Por qué le lanza Anguiano Moreno tal pregunta a González Saldaña, cuando es él quien debería de aclararnos a todos nosotros –sus mandantes– por qué no hay dinero? ¿En qué grado de deterioro estarán las finanzas públicas que el secretario general de Gobierno, mostrando un alto nivel de desesperación, recurrió a las amenazas? ¿Por qué siguen insistiendo en que no es necesario auditar al exgobernador Silverio Cavazos Ceballos, cuando es evidente que se tiene que echar mano al cobro de dichos impuestos para movilizar a la arruinada administración pública que él dejó? Aunque sobre esta última pregunta, la respuesta me la sugiere el actual presidente municipal de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, pues investigar qué pasó con las finanzas estatales podría sentar un muy mal precedente para Mario Anguiano, habiendo él dejado el gobierno local tan deteriorado que el alcalde, con todo y su maestría en finanzas de una reconocida universidad en Essex, Inglaterra, más su experiencia en el Banco de México, no es capaz de obtener recursos, ni siquiera para tapar los baches de las calles. ¿Qué tan mal estaremos?
Al contrario de lo que se pudiera deducir con esta columna como con la anterior, no estoy en contra de la creación y cobro de estos tributos, porque entiendo que el estado necesita allegarse recursos de alguna forma, de lo que estoy en contra en sí es de seguir pagando a un gobierno que se niega a rendirnos cuentas, y que se une –aquí vuelvo a la primera parte de mi columna– para protegerse y servirse a sí mismo, en contra de la gente que los eligió, traicionando los principios y valores éticos, no sólo de lo que significa su puesto, sino de sus mismas promesas de campaña, donde empeñaron su palabra en que trabajarían para nosotros.
Por lo anterior, manifiesto mi respeto y respaldo al joven diputado neoaliancista, Nicolás Contreras Cortés, quien en una acción valiente y congruente con su discurso defiende los recursos y derechos de quienes lo eligieron. Tales actos no le han valido a Nicolás la simpatía de los demás congresistas, funcionarios públicos, así como de los medios oficialistas, pero sí la del pueblo de Colima, cuyos votos son los que al final cuentan.

Esta columna fue publicada el 11 de octubre de 2010

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Políticas Públicas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s