Pura Imagen


NO dejan de impresionarme las prioridades de los funcionarios estatales de Colima, ya que mientras nuestro terruño vive una violencia que pareciera escalar cada semana, los servidores públicos ponen su atención en que la imagen de nuestra tierra no se vea comprometida a nivel nacional. Lo mismo sucedió en el gobierno pasado, pues sin importar cómo la seguridad iba descendiendo, el grupúsculo en el poder se interesaba más en conseguir todos los premios posibles para el entonces gobernador, que en que aquellos falsos honores se vieran reflejados en la realidad colimense.
Si se accede a la página electrónica del Buró de Asuntos Consulares del Departamento de Estado de Estados Unidos (U.S. Department of State Bureau of Consular Affaires), puede encontrarse en la sección de “Alerta a los Viajeros” una recomendación para los ciudadanos estadunidenses que vivan o viajen a México sobre la “situación de seguridad en México”, fechada el 16 de julio de este año, la cual, según dice el comunicado, sustituye la anterior recomendación del 6 de mayo, lo que la convierte en la alerta vigente. En dicho aviso se especifica que, para asegurar un viaje seguro a nuestro país, se debe de “…evitar áreas donde puedan ocurrir actividades criminales…”.
El reporte continúa diciendo que “desde el 2006, largos tiroteos han ocurrido en pueblos y ciudades en muchas partes de México, a menudo en plena luz del día en calles y otras avenidas públicas. Tales tiroteos han ocurrido en su mayoría en el norte de México, incluyendo Ciudad Juárez, Tijuana, la ciudad de Chihuahua, Nogales, Nuevo Laredo, Piedras Negras, Reynosa, Matamoros y Monterrey. Los tiroteos también han ocurrido en Nayarit, Jalisco y Colima…”. Más adelante sugiere que “ciudadanos estadunidenses deben también tener extrema precaución cuando viajen al sur de Nayarit, en y cerca de la ciudad de Tepic… El número de Organizaciones de Tráfico de Drogas (DTOs por sus siglas en inglés) se ha incrementado en meses recientes por Jalisco, Nayarit y Colima”. El comunicado completo puede leerse en inglés en la página http://travel.state.gov/travel/cis_pa_tw/tw/tw_4755.html.
En la edición del jueves pasado, DIARIO DE COLIMA publicó una declaración del delegado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Evaristo Valdovinos Licea, donde revelaba que autoridades consulares de Estados Unidos habían emitido una recomendación para que estadunidenses que quisieran viajar a México guardaran sus reservas al visitar ciertos estados, entre los que se incluía al nuestro. Sin embargo, al día siguiente el gobierno de Colima mandó un mensaje oficial en donde se desmentía dicho comunicado, después de que René González Chávez, coordinador general de Comunicación Social del Gobierno del Estado, llamara a Christopher Teal, cónsul de Prensa y Cultura de los Estados Unidos, quien, según él, le aseguró que su representación diplomática no ha emitido “recientemente” ningún comunicado que advirtiera a sus connacionales de tomar sus reservas al visitar Colima.
Si se deja de lado cuál dependencia en específico de nuestro vecino del norte difundió la recomendación, lo cierto es que dicho comunicado no sólo se hizo, sino que está aún vigente y puede ser consultado por quien sea que tenga intenciones de viajar a México y quiera obtener algunas referencias. Pero lo que en particular me llama la atención del caso es la rapidez con que las autoridades colimenses actuaron en este aspecto, cuando han sido (y son) negligentes en los asuntos realmente importantes, como podría ser de qué forma devolver la seguridad a nuestra entidad.
Tan sólo la semana pasada Colima vivió momentos de pánico por una persecución y balacera entre sicarios y elementos de seguridad pública en pleno centro de la ciudad, que terminó cuando dos camionetas de la Policía Estatal Preventiva (PEP) se impactaron entre ellas. Aunque sólo los tripulantes de dichas unidades fueron lesionados por el choque, las personas que caminaban a plena luz de la una de la tarde por el centro de la ciudad estuvieron en grave peligro tanto de ser arrollados, como de sufrir el impacto de alguna bala perdida.
El domingo, a las 3 de la madrugada, jóvenes que habían ido el sábado al bar “Nuit Lounge” a pasar unas horas de diversión fueron atacados por unos sujetos no identificados, que circulaban en un auto de color negro con vidrios polarizados. Según relatan los hechos publicados hoy, un auto se detuvo en el establecimiento ubicado en la avenida Felipe Sevilla del Río, del cual salió un hombre completamente vestido de negro que comenzó a disparar al azar a los muchachos que abandonaban el recinto con un arma AK-47, mejor conocida como “cuerno de chivo”, mientras su compañero lo esperaba al volante con el vehículo encendido. Aunque se reportan siete personas lesionadas, aparentemente no hubo bajas que lamentar.
Los niveles de seguridad en nuestro estado no necesitan ser explicados o legitimados por ningún departamento gubernamental o agencia de otro país, los colimenses los están sufriendo en carne propia. En estos días he recibido correos electrónicos de gente que me cuenta cómo vive un miedo creciente, de cómo desearían poder tener los recursos para irse de la entidad e incluso del país, y en las redes sociales los usuarios hablan de organizarse para demandar la seguridad que el gobierno tiene la obligación de otorgar.
Se le acabó ya el tiempo de las explicaciones y las excusas a la administración de Mario Anguiano; tanto los premios como los honores que pueda recibir a manos de grupos u organizaciones locales o foráneas son irrelevantes y causan nulo efecto en la población, que ve frustrada cómo se esfumó el Colima de antes. Anguiano Moreno necesita más que desmentidos (que nada desmienten) en la prensa nacional, requiere responder con hechos, necesita reflejar ese inmaculado estado del que se vanaglorian en la calidad de vida de quienes habitan en él, requiere dejar la pura imagen de una vez por todas y enfocarse en resolver la inseguridad y sus consecuencias.

Este artículo fue publicado el 16 de agosto de 2010 en Diario de Colima http://www.diariodecolima.com/newpage/antercola.php?c=6792

Acerca de Patricia Sanchez-Espinosa

Licenciada en Derecho y periodista de profesión. Actualmente soy la Subdirectora General de Diario de Colima, el periódico de más circulación en la entidad. Cuento con estudios de maestría en Género y Construcción de la Paz en la UNiversidad para la Paz de la ONU.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s